29 de diciembre de 2011

Hasta la vista, baby

En este sencillo pero emotivo acto, es decir, post, me despido de ustedes, mis queridos lectores (y ocasionales visitantes de este blog, que caen acá buscando "Slash cara sin pelo" o "Via Uno liquidación"), ya que mañana me voy a BA y el viernes salgo para Rosario, para pasar fin de año allá, y no me llevo la notebook. No, no me la llevo. Pasaré varios días alejada de mi computadora. Calculo que voy a sobrevivir :P

En cualquier caso, no me interesa hacer un balance del año (ni chistes sobre balances y ser contadora, ya está muy trillado); el 2011 me cagó a palos, bastante, y ya se puede ir retirando cuando quiera. En realidad, es un poco incoherente pensar que del 31.12 al 01.01 va a haber una diferencia abismal, pero qué sé yo, a veces así funcionan nuestras cabezas. Breathe and reboot.

Tengan todos un buen fin de año, y un mejor comienzo del que viene. Brinden, festejen, estén con la gente con la que realmente tengan ganas de estar.

Y no usen pirotecnia, por favor; hacen sufrir a los animales de forma innecesaria, y lucen como pelotudos festejando algo que hace ruido y humo.

28 de diciembre de 2011

Desventuras en la peluquería

... porque titular el post "qué tarde del orto que pasé hoy" quedaba poco elegante. Pero qué tarde del orto que pasé hoy!

Resulta que mis mechas necesitaban con desesperación un corte, así que me decidí a ir a la peluquería a la salida del trabajo. Muchas ganas no tenía, ya que anoche dormí 4 hs y el sentido común indicaba volver a casa y dormir la siesta hasta ser ejectada por la cama. Pero, se sabe, yo carezco de sentido común. Así que allá fui.

Quiero aclarar que con mi peluquero me une un idilio, que comenzó en Llongueras hace unos cuantos años; cuando él se independizó, y se fue de Llongueras, lo seguí a su nuevo local (no sin hacer un pequeño trabajo de inteligencia, ya que no sabía a dónde se había instalado; pero sabía más o menos por dónde vivía, así que la mandé a #madre a preguntar por el barrio si lo conocían y sabían a dónde estaba su nuevo local...). Pero hace unos meses se le terminó el contrato del local y, mientras buscaba otro, se instaló en el local de una colega, o amiga, no sé.

Y ese es el problema: detesto ese lugar. Desde la primera vez que entré. Me lo bancaba porque era algo temporario, supuestamente; pero lo de hoy puso el punto final al asunto. Me dejaré crecer el pelo cual Juanita Viale, o lo engañaré vilmente con otro peluquero, porque a esa antesala del infierno no pienso volver.

Déjenme ambientarlos: llego, cansada como ya les conté, y me dice "tengo para una horita y cuarto, horita y media". Y bueh, ya estaba ahí, y no queda precisamente cerca de casa, así que me quedé. 

El sonido ambiente estaba compuesto por los siguientes elementos: 

- Televisor emitiendo un programa con la mina esa que hacía el programa de los gordos, y que ahora hace una especie de talk show bizarro. Si no me equivoco, el canal es América, pero toda la TV a esa hora (bueno, toda la TV) es la misma mierda, así que podría estar confundiéndome.

- Radio, ponele la 92, o la 99, o una de esas radios pedorras que contamina el aire de la querida ciudad de La Plata. Es importante aclarar, por si quedan dudas, que el TV tenía el volumen puesto, no estaba en mute ni nada de eso. Convivían la TV + la radio.

- Infante de unos... 2 años? con una guitarrita a pilas que emitía sonidos variados, ninguno de los cuales era agradable. Una clienta, que evidentemente lo conoce, lo arengaba: "dale, tocá otra canción, vamos, iuuuuu!" El borrego en cuestión es el hijo de la otra peluquera, la que presta el local, y es IN SO POR TA BLE. No se queda quieto ni si está atado en su silla, rompe las revistas, manotea y tira todo, grita y llora cuando lo retan. Lo retan a los gritos, cosa que contribuye al caos sonoro general, y además da prueba de la poca clase con la que se maneja esta persona (y, btw, gritarle a un enano de esa edad "rajá de mi vista!", en el medio de una peluquería... te puede salir el tiro por la culata, a semejante criaturita mejor tenerla a la vista...). Y ya sé que no es culpa del niño, pero bueno, me importa tres carajos. Cuando un borrego que no pasa los 70 cm de estatura te ataca con una mesita auxiliar de las que se usan para la tintura, lo querés matar igual, sea de quien sea la responsabilidad por su comportamiento barbárico.

- Parloteo general, medio a los gritos por sobre el sonido de secadores y el resto del quilombo, sobre los temas más triviales que se puedan imaginar.

Para no tener que soportar todo lo antes mencionado, me puse a escuchar a Nickelback en mi iPod a volúmenes que seguramente han comprometido a futuro mi capacidad auditiva y, pese a lo cual, los berreos del chiquito se seguían escuchando. Y mientras tanto, yo pensaba: si este tipo, Herodes, realmente existió, fue un visionario...

2 horas me fumé ese quilombo. DOS HORAS.

Después, me cortaron el pelo en 20 minutos, como siempre, y me fui, ostentanto la cara más de orto que pude poner, y diciéndole a mi peluquero: nos vemos cuando te mudes.

9 de diciembre de 2011

Music (I)

Hace un tiempo escribí algo relacionado con el olfato, y cómo despierta ciertos recuerdos, o evoca ciertas sensaciones (click here para releerlo).

Después del olfato, lo que más remueve los profundos abismos de mi memoria (?) es, sin dudas, la música. La música que escuchaba en tal época, o el artista que me recuerda a X cosa, o esa canción, ESA canción hija de puta que no podés escuchar sin que se te caigan las lágrimas porque te acordás de...

Una cosa es escuchar "Dreams" de Deep Dish y cagarse de risa acordándose de aquellas vacaciones con las chicas; otra, bastante distinta y ciertamente mucho menos agradable, es escuchar algún tema que te transporta a un momento feliz, pero con alguien que ya no está, y la tristeza por eso es tanta que es intolerable escucharlo. 

Hasta que un buen día, por esas cosas de la vida y del aleatorio del iTunes, o simplemente porque soy masoquista, vuelvo a escuchar esa música. Y es como una patada en la cabeza. Tal vez cae alguna que otra lágrima, y me pregunto "Pero quién carajo me manda a mí a escuchar Give me a sign, eh??".

Hacer esto a veces me deja hecha una piltrafa. No, bueno, SIEMPRE me deja hecha una piltrafa. Lo que sí sucede a veces es que es como una especie de catarsis, como tirar lastre, como decir Sí, estoy triste, listo, lo admito. Y después de eso, a veces, me siento mejor. 

No es que esta noche haya tenido esa suerte, pero bueno, así es la vida.

8 de diciembre de 2011

It's a girl!

No no, nadie va a tener una nena, cálmense manga de chiflados...

Gilmour is a girl. #GatoEncontrado. O bueno, ahora #GataEncontrada.

Si no entienden nada, recapitulemos: ya les he contado acá y acá sobre el gat@ que había adoptado en la oficina. Vaya uno a saber cómo, llegué a la conclusión de que era macho, le puse Gilmour de nombre y todas las mañanas, desde hace casi un año, le digo vago, chancho y demás.

Pero hoy, después de su desayuno, se dispuso a lavarse sus partes, ahí muy a la vista y... faltaban partes! Es decir, no faltaban, sino que nunca estuvieron. Gilmour es nena. Me lo confirmó @elgatopolar, que de una sola mirada a su foto, concluyó que era hembra, segurísimo.

Así que nada, eso, les cuento.

22 de noviembre de 2011

Tweet this!

Buscando un post que había leído hace un tiempo en el blog Acceso Directo, me encontré con otro post, que no había leído, sobre una página llamada That can be my next tweet. En esa página podemos poner nuestro user de Twitter, y nos va a generar tweets aleatorios, con partes o palabras de cualquier tweet que hayamos escrito.

Así dicho suena bastante pavote; pero como estaba teniendo un día un tanto disperso, puse mi user para probar y... todavía se me están cayendo las lágrimas de la risa! Por supuesto que algunos no hilan una palabra con la siguiente, pero hay otros que son, dentro de su incoherencia (y un poco debido a ella) muy graciosos.

Un tanto preocupante es leer frases o palabras que una misma tuiteó tweeteó twiteó escribió en Twitter, y no tener el más mínimo recuerdo de haber escrito algo relacionado... pero se sabe que se escriben muchas boludeces en Twitter. O al menos, yo escribo muchas boludeces en Twitter.

Así que, sin más preámbulo, aquí les dejo una docena de los que me hicieron reír más; y espero que todos los que lean este post y tengan una cuenta en Twitter, hagan la prueba y me dejen un resultado en los comments! 


- Locomotive, de Aduana online en su cumpleaños, y si tenías un mosquito en marzo del año que te cabe!


- Acabo de recitales de galletitas Rex. Me muero, ME MUERO por insuficiente capacidad económica financiera?


- Otra vez, despierta como voluntaria para escribir la siesta pasadas las uñas de la letra de veces, dí dos?


- Me sigue un par de calentura, pero las recomendaciones en breve :P día 3 o mayo, y el TL!


- atenti: // Link directo para ir una de esas palabras serán: Lulaina, dejame de AFIP. Esquivá los parió!


- Ah, sobre el tema teniendo todos los tuyos ya tengo cajones llenos de trabajar en Twitter para comprar.


- Lo tenían a la forma de amigo, nomás, porque soy bastante mala, tal vez ni me tengo una competencia, a mi.


- Ja, vas a esta hora :P surprise. Si lo vi en su dueña. oh mierda, revelé mi nuevo post: DIY!


- Vacaciones no me sale tan, pero necesito hacer un francés; y caen en mi reader ya está perdiendo al gato!


- Yo ni loca. Quedaría demasiado alta con Chrome, AFIP estoy intentando, pero ni me animo a Niceto, have no?


- Pearl Jam. Por un acontecimiento. gracias, pero te cabe escuchar Pearl Jam!


- Vencí a velocirraptor! Y recordá que, últimamente, tomo mi libro ese post de Mc del café solo!


(Leyendo esto, y recordando unas cuantas actualizaciones de estado que leí en Facebook, me pregunto si no existirá por ahí una página "That can be my next Facebook status"... eso explicaría muchas, muchísimas incoherencias que he leído en esa red social...)

14 de noviembre de 2011

Pearl Jam!

Pearl Jam es una banda a la que nunca me había puesto a escuchar. Por esas cosas de la vida, qué sé yo. La conocía de nombre, sabía que tenían una trayectoria importante y que su cantante, Eddie Vedder, estaba más bueno que el dulce de leche, pero nada más.

Me había enterado de casualidad que venían a tocar a Argentina. A La Plata, más precisamente. Y mi reacción fue: ah, mirá vos, Pearl Jam. Y a otra cosa.

Pero quiso el destino (?) que un twitter-friend, Teb, me ofreciera su entrada para el evento, ya que él iba a estar viajando en esa fecha y yo, convenientemente, resido en la ciudad en donde se iban a presentar los muchachos de Seattle. 

Teb, I owe you.

No sólo la banda me encantó, sino que se mandaron un show de puta madre, de casi tres horas. 33 temas. Les prendieron las luces del estadio, y los tipos no dejaban de tocar. Impresionante.

Arrancaron con Release; es una hermosa canción, la voz de Eddie emociona, el estadio a pleno, iluminado con miles de celulares; no me había pasado nunca que una canción que escucho por primera vez me llegue tanto, y ahí estaba... se me empezaron a caer las lágrimas antes de que me diera cuenta.

He aquí el setlist completo:
Casi todas novedades para mí, que conocía poquísimos temas; y cada nuevo tema que sonaba, me gustaba!

Una risa Vedder con su machete de "cosas para decir en castellano" xD

Así fueron pasando, uno tras otro, hasta que de repente... qué es eso que está sonando? QUÉ ES ESO QUE ESTÁ SONANDO??? Estoy delirando o eso es... MOTHER!!! De Pink Floyd!!! OMFG!!! Fue un bonus completamente inesperado, casi muero!

Otra cosa que no sabía es que estos muchachos gustan de extender sus shows más allá de las 2 hs usuales que han durado la mayoría de los recitales a los que fui. Esperaba con muchas ganas "Alive", uno de los temas que sí conocía y me gusta mucho, y no venía, no venía, y yo me imaginaba que en cualquier momento se iban a despachar con un "Gracias Buenos Aires, hasta la próxima", y me iba a quedar con las ganas... pero no! Fue el tema #31, cómo se hizo desear!! 

Pensé que terminaban ahí; de hecho, se prendieron las luces más tenues del estadio... pero ellos arrancaron con otro tema! Y cuando terminaron ese, y se prendieron todas las luces del estadio, siguieron con otro más! La gente deliraba, fue un bajón que prendieran las luces, pero a su vez fue una especie de "No nos vamos un carajo, y toda esta gente se queda acá".

El show terminó pasadas las 12, y yo salí del estadio preguntándome qué carajo estuve haciendo durante los últimos 20 años, que no escuché a Pearl Jam antes. 

(Amé esta foto, by Tomás Correa Arce; más en su álbum de facebook, aquí.)

12 de noviembre de 2011

DIY...

...siempre y cuando no puedas comprarlo!

Hace unos días, leí este post sobre organización del placard en el blog de Solcito, Recesionistas al poder (blog que les recomiendo con todo el énfasis posible, btw!). El post estaba inspirado en este otro blog, y lo que aquí me llamó la atención fue la foto de este objeto:





Mi inmediata reacción fue "Quiero! No no, NECESITO!" y la verdad es que sí, necesitaba, porque tengo muchas pashminas, que estaban ocupando espacio en el ropero de manera ineficiente.

Pero nunca vi un elemento semenjante en ningún lado, y miren que he recorrido negocios que venden porquerías de todo tipo... así que me dije: "No podés comprarlo así que, do it yourself Lulaina! Cuán difícil puede ser?" Y me largué a hacerlo nomás; y acá les cuento y les muestro, así no hacen las mismas pelotudeces que yo, de camino al resultado deseado.

Cabe aclarar que, entre materiales usados y materiales no usados, me hubiera salido más barato comprarme una cajonerita mediana para meter las pashminas en los cajones :P (bueno, no tanto, pero acá les voy a pasar los do's y don'ts para que no compren cosas al pedo, si es que se inpiran a hacerlo).

Así que, mis boludas totales (y digo boludas, porque dudo que algún señor quiera hacerse uno de estos para usar de porta corbatas), he aquí la lista de materiales e instrucciones:

Materiales:

* perchas, 1;
* aros de plástico de 10 cm de diámetro, 9;
* cinta para forrar los aros y la percha; cada aro me llevó 1,60 mts., y la percha unos 3, pero era una percha finita (ancho de la cinta: 1 cm; y que no sea la de raso, porque se les va a patinar jodido);
* aguja finita e hilo del mismo tono de la cinta;
* pegamento para tela;
* madre que cebe mates mientras una se dedica al asunto, 1;
* paciencia, mucha;
* crema para manos, cantidad necesaria (después de tanto manipular estos elementos, noté que se me resecaban mucho las manos; así que fíjense)

Ejecución:

Forrar los aros con la cinta; y coserlos al terminar; esto no requiere mucha explicación, pero les muestro las fotos:


Útil truquito para que no se suelte la cinta mientras preparamos la aguja para coser, vamos al baño o nos sacamos al gato del regazo.

 Doblar la punta de la cinta antes de coser, para que no se deshilache y quede prolijo.

 Así queda la costura; si yo supiera hacer foco donde necesito, y no donde al automático de la cámara se le canta, se vería mejor...

Voilà, el aro terminado.

Una vez que tenemos los aros terminados, nos dedicamos al forrado de la percha; yo usé una finita, porque las de plástico más grueso tienen ganchitos y cosas y no podía forrarlas. Pero lo que les conviene es conseguir una de madera (no lustrada, así no patina la cinta), porque va a aguantar mucho mejor el peso de las pashminas y el colgado en el ropero. Ni bien consiga una, voy a hacer el cambio (y Lucía seguía comprando metros y metros de cinta...).

 Antes de empezar a forrar la percha, les recomiendo darle unas puntadas a la cinta, para que no se corra.

 Terminada; la forré en blanco al final, porque el color de los aros no me alcanzó, y la señora de la mercería no tenía más :(

Detalle ñoño, y para que tenga un poco más que ver con el color de los aros: el moñito.

Con todo forrado y listo, armamos el "coso". Yo pegué los aros en filas de tres, y luego los até (así, con un nudo, nada elaborado) para más seguridad, tanto entre ellos como a la percha.


Y listo, terminado!


Con las pashminas colgadas en su "coso", y el "coso" colgado en el ropero, he dejado demostrado que TAN inútil no soy.

Nos reencontramos en la próxima edición de "La vida es un bricolage", mis queridas amigas. Que será dentro de un par de milenios, más o menos...

7 de noviembre de 2011

Amazing

28 de octubre, llegó (y pasó) el día del recital de Aerosmith@Estadio Único de La Plata. Y he aquí mi tardía relato del hecho.

Llegué relativamente tarde al estadio, a eso de las 19.30, porque no tenía ni la más mínima intención de hacer horas de cola, ni mucho menos irme adelante de todo en el campo. Un poco porque ya no estoy para esos trotes, y otro poco porque, con la (falta de) altura que tengo, nunca veo nada si estoy entre mucha gente. La entrada, al igual que el día del recital de U2, súper ordenada, nada de cola (al menos a esa hora), todo limpio, muy buena organización.

Al rato de entrar, me encontré con mis amigos Paz y Lucas, que tuvieron la brillante idea de subir a las gradas de la Cabecera Sur; y digo brillante, no sólo porque estábamos cómodos y se veía bárbaro, sino porque esa parte del estadio es techada, y a la mitad del recital se largó un diluvio importante (lo cual no le importó a Steven, que siguió saltando y meneando como si nada abajo de la lluvia... mirá si se patinaba y se bajaba otros dos dientes!)

La lista de canciones bien podría haber sido el tracklist de un "Grandes éxitos" de la banda: Livin' on the edge, Amazing, What it takes, Crying, Janie's got a gun, Rag doll, Love in an elevator y la lista sigue. Dos que tenía muchas ganas de escuchar, y los muchachos me dieron el gusto: Mama Kin y Dream on.


El baterista se lució con un solo muy bueno (bah, qué se yo si técnicamente fue bueno, ponele; a mí me gustó mucho), y hasta Joe Perry cantó, un cover de no sé quién y no tengo ganas de googlearlo, pero me gustó mucho también.

Cerraron, si mal no recuerdo, con Walk this way; y cuándo prendieron las luces del estadio, lo primero que pensé fue: qué poco tiempo tocaron! Pero no, habían pasado casi dos horas. Así de bueno estuvo.


27 de septiembre de 2011

Walking in shoes too big

Aviso: este es un post un poco Bitchy Mc Bitch, pero no puedo evitar la pequeña dosis de maldad.

Uno de mis pasatiempos, que creo que no tomará a nadie por sorpresa, es mirar blogs sobre zapatos y sobre red carpets. Y viendo las fotos de las celebrities en los varios eventos a los que asisten, me empezó a llamar mucho la atención un temita con los zapatos. Muchas de ellas usan zapatos que son, a todas luces, muy grandes para sus pies. A la única conclusión que puedo llegar es: los diseñadores les prestan los zapatos. Y les prestan los que ellas (o sus estilistas) quieren pero, evidentemente, en el talle que tengan disponible en ese momento.

Yo, que sé caminar perfectamente con tacos de 12 cm, me pregunto: cómo hacen para no irse a la mierda, aterrizar sobre Joann Rivers y terminar siendo el video más visto en Youtube? Porque una cosa, facilísima, es caminar con zapatos altísimos que te calzan perfecto. Otra, muy distinta, es tratar de hacerlo en unos apenas un talle más que el adecuado (y esto lo sé porque, más de una vez, me ha pasado de enamorarme perdidamente de un par de zapatos en una vidriera, sólo para entrar al local y descubrir que no tienen mi talle. "Tengo un 38, te lo traigo?" Y dale, dice una, ingenua, tal vez sean de horma pequeña, tal vez sea un 38 chico, tal vez... pero no, son 38, y una calza 37, y se los prueba de cabezona que es, e intenta caminar en ellos... y se rinde, al evaluar los costos e incomodidades de una fractura expuesta de tibia, por ejemplo).

Pero volviendo a las celebrities, una vez más intento adivinar y, dado que ninguna se rompió los cuernos en la alfombra roja, deduzco que se los pegan. Sí, se los tienen que pegar a los pies, porque si no NO HAY MANERA de que un pump, sin pulsera, con un taco de 12 cm que ni siquiera te cubre todos los dedos, no te chancletee, como mínimo, y no te haga aterrizar espectacularmente, como máximo.

Y aún así... aunque tengas puesto un par beyond beautiful de Louboutins que no salieron aún a la venta, y aunque no se te salgan porque te los pegás con esa cinta de 3M que usábamos para pegar pósters en las paredes, y que, cuando la querías arrancar, se te venía con un pedazo de revoque incorporado... queda feo. Queda muy feo.

Observen:










Vamos chicas, ninguna tiene un presupuesto ajustado como para no poder comprarse zapatos del talle correcto!

fuente imágenes: http://passionlouboutin.blogspot.com/


26 de septiembre de 2011

The ET affair

Hace unos días estaba charlando vía msn con un amigo (y uso aquí la palabra "amigo" en el sentido más 2.0 de la expresión) sobre Nevermind, el disco de Nirvana, que cumple 20 años de editado por estas fechas. El susodicho me comentaba ciertas curiosidades del disco, y remató con un "sabías todo esto?" Mi respuesta fue que no, no lo sabía, y que ni siquiera había escuchado Nevermind entero, jamás. Casi pude ver cómo se le contorsionaba la cara en una mueca de horror absoluto, mientras tipeaba (and I quote:) "WHAT THE HELL???"

Intentando explicar, pero creo que sólo logrando agravar sus convulsiones, le confirmé que no, que nunca lo había escuchado, y es más, Nirvana nunca me había llamado mucho la atención, más allá del Unplugged de MTV que pesqué en mi adolescencia y que en ese momento me gustó (ahora, realmente, me deprime).

"Pero... pero..." balbuceaba en su teclado el sujeto, "es un disco que injnfluyó en toda una generación!" Inútil seguir intentando explicar que hace 20 años yo tenía sólo 10, así que en ese momento no me resultó life-changing; y más tarde en la vida, simplemente no me interesó ahondar en la música que hizo la banda.

No digo acá que sean malos, ni siquiera que me desagraden; simplemente no me interesaron nunca lo suficiente como para dar ese paso de ponerme a escuchar concienzudamente su música.

Mientras seguíamos hablando, twiteé alusivamente al tema, algo del estilo "Si nunca escucharon Nevermind, no se lo cuenten a nadie porque les van a romper mucho las pelotas". Y ahí me empezaron a llover los "pero cóoooomo nunca escuchaste Nevermind???"

OMFG, yo y mi fijación con las redes sociales...

NO, no escuché Nevermind, ni pienso hacerlo en un futuro medianamente cercano, porque NO ME INTERESA.

La pregunta es: en qué les afecta?? El mundo es un lugar peor porque yo nunca escuché ese disco? "Te lo estás re perdiendo!!" Bueno, pero YO me lo estoy re perdiendo, y a vos no te afecta en nada!

It's ET all over again.

Nunca ví ET (la película, la del extraterrestre, la de "ET phone home"). Qué sé yo, no la vi de niña, y ahora no me interesa. Y las caras de horror, y los "cómo puede ser?" que tolero cada vez que sale a colación el tema de que no vi ET...

Me tienen un poco saturada, ya.

Es música, es cine, es SUBJETIVO. Si te llama, lo consumís, si no, no. Aceptaría que alguien me cuestione "che, pero cómo no sabés sumar y restar?" porque eso sí es necesario, al menos en esta civilización. Pero tremendo escandalete porque no escuché un disco, o porque no vi una película, vamos... live & let live.

14 de septiembre de 2011

Marcas molestas

Con el boom de las redes sociales (digo yo, a riesgo de que el inicio de este post parezca el comienzo de una nota berreta en la revista "Viva"), muchas marcas parecen haberse dado cuenta de que Facebook, Twitter y demás son medios muy convenientes para llegar a clientes actuales y potenciales.

Yo, consumista como soy, empecé a dar Likes como loca en Fb, y a seguir a todas las marcas que me interesaban en Twitter, principal (pero no exclusivamente) a la Santísima Trinidad: indumentaria, accesorios y cosméticos. Fui llegando a ellas de diferente manera: entraba al site de la marca y estaba el "Follow us!" o "Encontranos en Facebook", las veía en los perfiles de mis amigos, me empezaban a seguir a mí, era requisito para participar de algún concurso, o directamente me fijaba si determinada marca tenía usuario en redes sociales.

Mi idea era enterarme de novedades, participar de promociones, obtener descuentos especiales para seguidores, cosas así. Ni más ni menos que lo que suelen ofrecer las marcas para que uno las siga.

Pero, de repente, algunas de las marcas dejaron de ofrecer cosas interesantes, o al menos información útil, y se conviertieron en spammers peores que esas amigas molestas que te llenan el muro de Facebook de corazoncitos y frases cursis (digo peores porque a las amigas, aunque sean molestas, las queremos; y también les podemos decir que se dejen de joder, y que no es cierto esa mierda de que "Nada es imposible": intentá lamerte el codo, y después contame si no es imposible).

Marcas que publican canciones, frases sin sentido, boludeces que no aportan nada al cliente actual, y que mucho menos sirven para captar nuevos. Vamos a unos ejemplitos:

VZ en Twitter (@VZ_bath_body)
Algunos ejemplos de sus "útiles" twitts:

Buen día a todos. ¿Cuál es su receta para mantenerse en armonía durante el día?

Momento para relajarse y descansar. Buenas noches a todos.

Mantenerse positivos es la clave para lograr la felicidad. Buen día para todos.

¿Qué manera eligen para conectarse con su interior?

Es importante empezar la semana con el cuerpo, mente y espíritu en armonía para sentirnos mejor.
Buen día para todos.

Después de un lindo fin de semana, es tiempo de descansar para empezar la semana con energía. Buenas noches a todos
.

Yo digo... no serían más útiles twitts del estilo "Nueva crema Saraza, con extracto de saraza silvestre"; "Concurso (insert concurso here)"; "Atención! 2x1 en todos los locales!"; "Visitá nuestra web: www.vzsaraza.com"; "Consultá acá nuestros locales, y encontrá el más cercano a vos: (insert link con listado de locales here)"

En fin, UNFOLLOW, y a otra cosa.

Tucci en Facebook (http://www.facebook.com/tuccioficial)

Sí, Tucci, mi amado Tucci, me voy a quejar de ellos. Venían bien, hasta que de repente, hará cosa de un par de semanas, empezaron a publicar canciones y canciones, una atrás de otra; y alguna que otra tal vez me gusta, pero ustedes venden pilchas, muchachos, y por eso es que los sigo; no son el musicalizador de una radio.
Fotos de desfiles, de locales, nuevas colecciones: sí; canciones all the time: no. 
Les doy una semana más, porque los quiero, y porque no existen otros jeans en este mundo que calcen como los de Tucci.

Clona en Facebook (http://www.facebook.com/pages/Clona)

A estos no solo los dejé de likear (?) porque las botas que me compré hace unos meses ya están para tirar a la basura (la peor calidad y confección que vi en mi vida); sino también porque sus actualizaciones de estado eran insoportables (y hago copy paste; las mayúsculas fuera de lugar y la falta de tildes no son mías...):

Buen Dia y Buen Comienzo de semana. El sol y los dias primaverales nos siguen acompañamdo. :)

Otro día hermoso de sol, la primavera se hizo presente, A DISFRUTARLO.
Pasá por clona y regalate un FLOR de ZAPATITO. :) :)

DESDE NUESTRA VENTANA VEMOS EL CIELO GRIS Y CON NUBES. Q BUENO PARA QUIENES ESTAN BAJO UN CIELO CLARO Y CELESTE.

LLEGO EL LUNES, GRIS.. NUBLADO PERO PONGAMOSLE ONDA. :) :) LO IMPORTANTE ES SONREIR.

Pero la puta madre, vendés zapatos o sos el Weather Channel?? Por no mencionar las incontables referencias al día de la semana en que estemos, y cuánto falta para el viernes (una constante de varias marcas, molestísimo).

Le estoy dando al "Ya no me gusta" y al unfollow de una manera, últimamente...

6 de septiembre de 2011

Sin internet

Tragedia. Horror. Espanto. Acontecimiento de gravedad extrema: se cortó internet.

Una vez más, Speedy hace gala del servicio de mierda que presta, y me deja sin conexión. Y como si eso fuera poco, llamo al servicio técnico y no me atienden, o da constantemente ocupado... vamos muchachos, ustedes son dueños de la Telefónica TAMBIÉN. Qué tal si ponen un par más de líneas para que los enojados usuarios los podamos cagar bien a puteadas? Si total, más que putear no podemos hacer, porque tienen los call centers en, no sé, Colombia, Venezuela, o algún otro país en el que la gente habla con ese acento caribeño que infaltablemente escuchamos cada vez que los llamamos (a ustedes, y a todos en realidad. La gente en los países del Caribe no vive del turismo, ni del petróleo, me parece que toda la población trabaja en call centers de empresas irresponsables).

Y mientras yo me quejo de Speedy, otra gente se queja de Telecentro, otros se quejan de Fibertel, y así. Estoy comenzando a sospechar que todas las prestadoras de internet de este país son una cagada.

(Mientras escribo esto, logro al menos que me atienda una máquina que repite el mensaje "Todavía no descargaste "Aula virtual"! Descargate YA "Aula virtual" y..." y ahí no sé qué más dice, porque mi mente grita REVERENDOS HIJOS DE PUTA, NO PUEDO DESCARGAR "AULA VIRTUAL" NI NINGUNA OTRA COSA, PORQUE USTEDES ME DEJARON SIN CONEXIÓN!!!)

En fin, que me pongo un poco violenta cuando no tengo internet. Se me hace pis encima el Sim!

(Post escrito la noche del 5 de septiembre de 2011. Veremos si lo puedo subir en un rato, o mañana desde la oficina - si es que allá tengo conexión, porque también tenemos esta cadorcha de Speedy -, o sentada con la notebook en Plaza Moreno, al menos ahí hay wi-fi)

30 de agosto de 2011

Un mes con la Piraña!

La Piraña es, por supuesto, mi gatito Luca, que ya hace un mes que está en casa. Y el mote de "Piraña", junto con el de "Critter" dan una idea de lo que es el carácter del animalito a veces.

Siendo mi primer mascota oficial, y estando casi enteramente a mi cargo (digo "casi" porque mientras voy a trabajar se queda con su nanny, es decir, mi madre), me cambió la vida en unos cuantos aspectos:

por ejemplo, adiós a dormir de corrido a la noche, y mucho menos a dormir mis 14 o 15 horas reglamentarias los fines de semana. Los gatos, se sabe, son criaturas nocturnas, y poco les importa que una tenga que ir a trabajar temprano, o que quiera dormir como un lirón. Y como Luca duerme conmigo, cuando él se despierta, yo me despierto. Y si no me despierto, él se encarga de despertarme, ya sea saltando sobre mi cabeza, mordisqueandome la nariz o los pies, o tirando algo al piso para que el quilombo me ponga alerta (porque, para colmo, tengo el sueño híper liviano).

Adiós, también, a la limpieza absoluta y al blanco ala de mi cuarto. Hace poco, la habitación tuvo varias modificaciones: nuevo piso, nueva cama, por lo tanto nuevas sábanas, acolchados, almohadas, almohadones, un cuadrado de esos para sentarse... muchas de esas cosas las elegí blancas. Me gustan los colores claros. Todo el mundo me decía que era un color muy sucio, y yo respondía que sucia es la gente. De hecho, desde diciembre hasta hace un mes, todo lo blanco en mi cuarto seguía perfectamente blanco... hasta que llegó Luca. Lo que menos podemos decir de mi acolchado es que sigue blanco (por no mencionar los enganches que le hace al subirse a la cama...), las almohadas y almohadones de adorno son su playground, y mi amada almohada de memory foam ya pasó a ser suya, al menos en un 50%. 

También hay que andar bastante alerta para que no salga al fondo o a la calle cuando alguien abre la puerta; ver que no se suba a la mesa a comer algo que haya quedado (el otro día, en un minuto de descuido, lo encontramos muy feliz chupeteando un pedacito de churrasco...); vigilarlo para que no mordisquee y/o tironee ningún cable, cosa que parece fascinarle (de hecho, un día me dejó sin internet por tironear el cable de ADSL); y, en general, vigilar que no se mande cagadas mayores.

Pero al margen de los cuidados extra, la mugre extra y las horas de sueño de menos, pocas veces algo me hizo tan feliz como este bichejo. No es novedad que me gustan los animales desde siempre, y que me prendo a cualquier mascota ajena con total descaro, pero esto es muy distinto.

Llegar de trabajar, ir a saludarlo (bueno, ir a apretujarlo y besuquearlo) y que el critter se ponga a ronrronear y a lamerme los dedos; que se meta en la cama cuando me voy a dormir, para hacerse una bolita al lado mío; que haga sonido de "pío" cuando quiere algo (porque del maullido macho todavía ni asomo)... son todas cosas nuevas para mí. Y me mata de amor, qué quieren que les diga. La Grinch interior, al carajo. Babas por montones.

Luca-facts:

# Le gusta mucho el jamón. Ahora no le doy porque quiero consultar con el vet, pero se pone loco cuando estoy comiendo un sándwich.
# Duerme siestas arriba de la tabla de planchar, frente al ventanal del escritorio.
# Cualquier papelito en el piso lo entretiene por largo rato. También le gusta jugar con el coral que tengo sobre la mesita de luz (para afanárselo, por supuesto, se sube a la mesita...)
# Siempre que estoy sentada (con la compu, en la mesa, en la cama) quiere subirse a mis piernas. Y ya que está, se duerme una siesta.
# Le gusta revolear litter para todos lados. Menos mal que le compré el "baño" cubierto...
# Le encanta mi pelo. Ha llegado a dormir sobre mi cabeza (literalmente), sobre mi cuello y en mi nuca, con las patitas en mi pelo.

Una cosa más: ayer, domingo, tuvo su primer baño oficial, con shampoo para gatos y todo. No le gustó ni un poco, pero se portó bien. Después lo sequé con el secador de pelo, y estaba muy sedado y maricón xD Lo tuve en brazos como por dos horas.

Helo aquí:

 4 de agosto

 6 de agosto

 11 de agosto

 13 de agosto

 21 de agosto

 27 de agosto

 27 de agosto

 28 de agosto

(No se preocupen, no voy a hacer un post con cada cumplemes del gato. Es el primero, nomás. Ténganme paciencia!)

23 de agosto de 2011

Me rindo

Listo. Lo lograron, señores comerciantes de la ciudad de La Plata. No vuelvo a intentar comprarme ropa por lo que quede del invierno.

Tomé la firme decisión hoy, luego de una hora y media de una infructuosa búsqueda de outfit para estrenar en el cumpleaños de mi hermana, el sábado.

Mi idea era comprarme alguna especie de vestidito, y el diminutivo viene a que pretendía usarlo con leggins, así que podía ser un poco corteli, sin drama. Desde el vamos, no arranqué con toda la onda, ya que ponerse semi en pelotas en un probador en un día como hoy no es agradable, y ciertamente no es cómodo, con toda la ropa con la que una anda encima con estos fríos. Y con los tamaños de los probadores. 

Una vez que me decidí igual a recorrer y probarme, el primer inconveniente es que los negocios ya tienen ropa de primavera/verano. Vidrieras diviiiinas con shortcitos y remeritas y polleritas y demás "itos" en preciosos colores pastel. El problemita es que este sábado va a hacer FRÍO. Por no mencionar que mi tono de piel no está ni a patadas como para vestirme con colores veraniegos. Soy Morticia. Pero bueno, algo de invierno les tiene que haber quedado, no? NO?? 

"Y... mmmsí, fijate en ese perchero de ahí", te dice una empleada con muy poca onda, semi gritando por sobre al música de fondo que invariablemente suena a un volumen excesivo en todos los locales. Bueno, música. David Guetta, ponele, o una grasada del estilo. Entonces una, que todavía tiene esperanzas (pobre ilusa!) se aventura en los "percheros de ahí" de los diferentes negocios. Y esto es lo que encuentra:

Primer negocio: 
entre una explosión de colores y telas veraniegas, tres vestiditos negros, a cuál más feo, y uno tiene el cierre roto. Descosido.

Segundo negocio: 
mmm, esto ya tiene otro tono! Bastantes vestidos, un par de lindos modelos, incluso uno que nos gusta mucho, y ya lo imaginamos con ESOS zapatos que morimos por ponernos. Al probador! A sacarse las quinientas capas de ropa en un cubículo de 60cm x 60 cm! A probarse el primero de los cuatro que sacamos del perchero! Bueno, me queda chico, vamos con el otro! Ok, me queda chico, vamos con el tercero! Me queda chico, también, pero la puta madre! Última esperanza... y adivinen qué? Sí. Chico. 
Esto se repitió en un par de negocios. Soy consciente de que no soy una chica 90-60-90, pero... tampoco soy Mercedes Sosa. 
"Son talle único, gordi", te dice la vendedora, sin importar que el vestido ostenta una etiquetita con un "1" claramente estampado. Son el único talle que el negocio compró para revender, evidentemente.
Next.

Tercer negocio:
encontré dos vestidos que me gustaron. Mucho. Justo lo que estaba buscando! Los miré por todos lados y dije: "esto me tiene que entrar! Y no sólo eso, me tiene que quedar perfecto!" Y con ese entusiasmo me fui al probador. Y me entraron, y me quedaron bárbaros, y me gustaron mucho. Pero. Pero. El vestido número 1 tenía una manga más ancha que la otra, y no es que era así el modelo, sino que estaba cortado tan para el reverendo orto que el defecto era más que evidente. El vestido número 2 tenía una cubierta de encaje cosida al forro, y las costuras estaban torcidas, de manera que era imposible acomodarlo. Y ojo, que no les estoy hablando de un vestidito de $60. En sus respectivas etiquetas se leía el precio de tres cifras.

En fin, después de varios "no tenemos", "talle único", y "vestidos caribeños", y de haber perdido una hora y media, me resigné a revolver mi placard y ponerme algo de lo que tengo.

Y a no intentar comprarme nada más en invierno.

Excepto botas.

16 de agosto de 2011

La gran estafa

Lo que estuvo (y está) haciendo la ticketera Livepass con la venta de las entradas para los shows de Roger Waters da ASCO.

Ayer les contaba, en este post, cómo conseguí mis entradas para el show del 9 de marzo del año que viene. Fue un alivio, porque me imaginaba que iba a ser complicado conseguirlas una vez que empezara la venta oficial, que los servers se iban a saturar... un poco. Nunca pensé que iba a pasar lo que está pasando. Muchísima gente no pudo comprar entradas aún, y eso ni siquiera es lo más grave. 

Hoy a la tarde estaba siguiendo un poco el tema vía Facebook y, de repente, alguien avisa que en la web de Livepass figuraba como "artista invitado" David Gilmour. Gilmour. El Gordo. LA GLORIA HECHA MÚSICO. Corrí como una histérica a llamarlo a mi hermano, de verdad que se me caían las lágrimas (de la emoción, en ese momento), porque no podía creer nuestra suerte. Cuando volvimos a ver la página, vimos que decía como que el "artista invitado" iba a tocar en el show del 7-3-11. Sin prestarle atención al sospechoso "11", porque en ese momento no podía pensar con claridad, me ataqué y empecé a tratar de entrar a la página para comprar entradas para el día 7 también, pero POR SUPUESTO, la página estaba mega colapsada desde hacía horas. Todavía, los turros de Livepass te redireccionaban a una "sala de espera virtual", según informaba un cartel con faltas de ortografía. De cuarta.

Después intenté durante media hora comunicarme con el call center (cosa que fue absolutamente imposible), para chequear si esa información era cierta, y mientras intentaba, seguía recargando la página y encontrando cosas sospechosas. Se hizo evidente que la página había sido hackeada.

 (fuente de imagen: http://i.imgur.com/3ZA8J.jpg)

Ahora la preocupación de la gente no era si venía Gilmour o no. Muchos habían avanzado en el proceso de compra mientras la página estaba hackeada, habían cargado los datos de sus tarjetas de crédito. Alguien comentó en Facebook que logró llegar hasta el final de la compra, sólo para darse cuenta de que había comprado una entrada para el show de Clapton en octubre.

Por supuesto, a esta altura, la página de Facebook de Livepass era un compendio de puteadas que hubieran hecho sonrojar al mismísimo Tano Passman. Y entonces, los reverendos hijos de un batallón de putas, que en todo el día no habían hecho más comentarios que "Ya van 10 mil entradas vendidas!" y "La demanda está generando demoras en el acceso al sitio. Para su tranquilidad quedan entradas para TODOS los sectores" (lo cual no era cierto, ayer ya había dos sectores agotados), se despacharon con el siguiente status:

"Debido a la cantidad de insultos y dada la intolerancia y el nivel de agresión de algunos usuarios, decidimos suspender los posteos en nuestro muro. Estamos trabajando para reestablecer el servicio. En cuanto todo funcione correctamente, volveremos a responder consultas e inquietudes. Atte. Livepass."

Pero qué esperaban, imbéciles, felicitaciones por la buena gestión?? Con el service charge que cobran, y ni siquiera son capaces de vender las entradas, de brindar una página segura, o al menos de dar la cara y contestar una por una las seis mil puteadas que, muy justificadamente, se comieron?

Me enoja, me enoja muchísimo, y no sólo por la angustia que pasé durante casi una hora, no sabiendo si venía Gilmour; me enoja que tanta gente no pueda conseguir entradas, cuando son dos shows en la cancha de River, que tiene un tamaño importantísimo, y faltan más de siete meses para las fechas.

Leí comentarios de gente en Facebook que había estado más de 10 hs intentando comprar, dispuesta a pagar lo que estos hijos de puta cobran, que no es poco, y finalmente se había rendido, se resignaba a perderse el recital por culpa de una ticketera de mierda.

Gente que quería ir con sus viejos, dos generaciones unidas por esta música.

Gente más grande, que ya escuchaba a Pink Floyd cuando el Gordo Gilmour era la mitad de ancho de lo que es ahora, y no se metía la remera adentro del jean en los recitales. Gente que vio salir el álbum The Wall, cuando la que escribe estas líneas no era ni siquiera un proyecto de persona, y que por culpa de estos hijos de puta, se pierden a Roger.

Me da un profundo asco la gente de Livepass. 

Y ni hablemos de los imbéciles que hackearon la página, generando más histeria de la que ya había, dando información falsa, empeorando el tema de la congestión web y telefónica, cagando a la gente que estaba tratando de conseguir sus tickets.

Ojalá todos logren conseguir sus entradas.

Y que algo malo, muy malo, les pase a los responsables de todo este desastre.

15 de agosto de 2011

The Wall LIVE!

OMFG!! Ya compré la entrada para ver a Roger Waters I'M GONNA DIEEEEEEEE!! (le estalla la cabeza).

Bueno, ahora con un poco más de calma; hace rato que se viene generando expectativa por el tema de la venta de las entradas para ver al amigo Rogelio en acción: que salen el 8 de agosto, que no, que el 8 de agosto es la preventa para los que se registren en la web de Roger, que salen el 16... finalmente, los encargados de la venta, Livepass, confirmaron para el 16 de agosto a las 00 hs vía internet, y a partir de las 9 hs por teléfono.

El tema es que, por algún motivo, se filtró *guiño* un link al sistema para poder comprar tickets para ambos shows (días 7 y 9 de marzo de 2012) a eso del mediodía, cosa de la cual me enteré vía Facebook. Entré al link, que parecía ser auténtico, pero tenía que poner los datos de la tarjeta, así que mejor asegurarse... llamé al call center de Livepass, en donde no sabían por qué la página estaba up, pero me confirmaron que era realmente de ellos, la página de la venta de tickets.

Mah sí, dije yo, las compro ahora y al carajo... con un miedito que no les explico, realicé la transacción. Inmediatamente me llegó la confirmación por mail, así que me quedé tranquila. Pero para mayor seguridad, llamé a Livepass de nuevo, con mi número de operación y de cliente, y me confirmaron que la compra se había realizado perfectamente. Ya tenía mis entradas para The Wall!!

Mientras tanto, avisé por Twitter a algunas personas a las que sabía les podía interesar, pero enseguida tiraron la página abajo y no se pudieron comprar más.

A eso de las 19, volvieron a aparecer un par de links para comprar entradas para ambas fechas. Estuvo activa más o menos media hora. La última vez que chequeé, ya había algunos sectores agotados. Y ni siquiera había comenzado la venta "oficial"!

Pese a lo sospechoso de la movida, y lo mal que lo van a pasar los que no hayan comprado entradas temprano, atorándose en la web a las 12 de la noche, no puedo negar que estoy contenta de ya tener mis tickets, y no estar enloqueciendo en este momento para tratar de conseguirlos. Si hay un show que no iba a soportar perderme, es este.

Ahora sólo queda esperar hasta el 9 de marzo del año que viene.

Alguien me alcanza un Valium?


30 de julio de 2011

Llegó Luca!

Ayer fue el primer día (y la primera noche!) de Luca, mi gatito, en casa.

Cerca de las 20 hs lo fui a buscar a lo de Paz; ella lo había "vestido" para la ocasión con un moño de cinta celeste... que el tipo se encargó de arrancarse a mordiscones durante el viaje de vuelta, envuelto en su mantita, pero intentando treparse a mi cabeza. Viajar en auto, se ve, no es de su gusto. Y los accesorios tampoco.

Ni bien llegamos, atacó su plato de alimento, agua, y empezó una breve exploración de la casa, para terminar ubicándose en mi cuarto. Jugamos con un ovillo de lana (es un gato cliché!) y aprendió a trepar a la cama usando una caja y un puff como escalones. Le encantó rascar el acolchado y esconderse entre las almohadas.


Entre una cosa y otra, se durmió y yo me quedé paveando hasta las 2.30 am. Muerta de sueño, me acosté para dormir y... Luca se despertó. Alzó la cabeza en su caja, me vio en al cama, debe haber pensado "vas a dormir si yo te dejo", y se trepó, muy dispuesto a jugar. Intenté ponerlo a dormir nuevamente, pero no hubo caso, quería jugar, y no darle bola equivalía a muchos mordiscones y arañazos. Corrió por todo el colchón, se trepó a la mesita de luz, se quería meter entre las sábanas... fueron casi dos horas así, hasta que de repente se le gastó la batería, se hizo un bollito al lado mío y se durmió. Yo contenta, hice lo propio, hasta que me despertó de nuevo, a las 6.30. Misma actividad que anteriormente, agregando que me empezó a caminar por arriba de la cabeza. Y así fue como descubrió mi almohada de memory foam, y le encantó. Se acurrucó en mi nuca, se durmió de nuevo, y al rato me empujó para que le cediera la mitad de la almohada.

Durmió un rato más, hasta las 11.30 y vuelta a jugar conmigo y a corretear en la cama, y a esta altura del partido yo empecé a pensar en las madres y padres de cachorros de humano, a los que no alcanza con jugarles un rato y mandarlos a las piedritas, sino que hay que levantarse, cambiarlos, darles de comer, acunarlos, y encima lloran. Mis respetos a ellos. No sé cómo hacen.

Una vez más, logré que se durmiera. Se acurrucaba contra mí, y ronroneaba. Yo, muerta de amor. Y de sueño :P

La siguiente vez que se despertó nos levantamos. Ya subía y bajaba solo de la cama, y sin ningún tipo de escalón (la cama mide unos 60 cm de altura, y el critter este no sé si llega a los 25 cm de largo total...)

Ahora duerme otra vez, y desde hace un rato, así que en breve me espera otra sesión de gato híper.

No llora, no se esconde, no tiene miedo de nada. Me ronronea y se trepa encima mío. 

Baba. Mal.

Luca y su mantita
Durmiendo
 En su caja

Cómodamente instalado arriba mío

29 de julio de 2011

I'm going to have a pet!

Finally, lo logré!

No sé si mis viejos aflojaron porque les dio pena mi carencia eterna de animalitos, si tenían miedo de que me fuera de casa o si, simplemente, se hincharon las bolas de escucharme decir "quiero un gatito!" 27 veces por día. La cosa es que se allanaron a mis pretensiones mascoteriles.

Y es así como mañana va a llegar a casa Luca, una de las crías de Daki, la gata de mi amiga Paz.

Hace días que estoy insoportablemente ansiosa, le compré todas sus cosas (aunque no conseguí el dichoso catnip, ni el alimento que quiero darle, el Science Diet de Hill's) y hoy a la tarde preparé todo: "toilette" (es uno re top con puerta y techo, nada de que ande revoleando litter para todos lados), platos de agua y comida, camita con manta de polar y demás cosas que los gatos necesitan. Y algunas que no necesitan, pero se sabe que soy entusiasta y consumista, y ya se imaginarán la de boludeces que compré.

I'm happy :)


Pd.: pero no abandoné a #GatoEncontrado eh! Lo sigo teniendo en la ofi, le doy de comer y jugamos todos los días.

24 de julio de 2011

Amy


Me da mucha tristeza que se haya ido una persona tan talentosa.

Good bye Amy.

7 de julio de 2011

Algunas delicias de la interacción diaria con gente

Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia, ponele.

Sujeto A llega a un lugar, digamos, mi oficina. Sujeto B, digamos yo, le abre la puerta.

Sujeto A: Holaaa cómo estás?
Sujeto B: Hola sujeto A, bien, y vos?
Sujeto A: Todo bieeeen, todo en orden! Qué tal?
Sujeto B: Ehh... todo bien, pasá.
Sujeto A: Qué frío che!! 
Sujeto B: (mierda, la raza humana es de lo más original) sí, está fresco...
Sujeto A: Siiii tremendo! Te traje bla bla bla.
Sujeto B: Bueno, pasá, sentate.
Sujeto A: (se sienta y se acomoda como si se dispusiera a pasar varias horas en la oficina) Qué tal, todo bien che?
Sujeto B: (AGAIN??) Sí...
Sujeto A: Todo joya, todo súper bien?? je-je
Sujeto B: (somebody shoot me please...) Sí sí...

****

Sujeto B... bueno, yo, trabajando muy concentrada, y de repente:

Riiing riiiing (ejem, eso es un teléfono sonando)
Lulaina: "Estudio, buenos días."
Interlocutor: Hola... eh... quién habla?
Lulaina: (el presidente de los Estados Unidos, reverendo hijo de puta, a quién llamaste?) Eh... Lucía. Quién habla?
Interlocutor: Ah (no ubica quién soy, seguramente), mirá, llamaba porque bla bla AFIP bla bla impuestos bla evadir bla bla.
Lulaina: Sí... eh... pero... quién habla?
Interlocutor: Fulano!!!
Lulaina: (pensando "la próxima vez que quieras que adivinen quién está del otro lado del teléfono, llamalo a Mandrake. Esto es un estudio contable. Con muchos clientes. Anunciate, por favor. Con nombre y apellido, de ser posible") Ah, Fulano, cómo le va...

****

Nuevamente yo, trabajando muy concentrada en algo muy difícil que requiere de toda mi atención y la menor cantidad de interrupciones posibles; suena el timbre. (Pero me cago en la hosssstia, y ahora qué??). Llega Sujeto C. Me dispongo a atenderlo con la poca paciencia que me queda.

Lulaina: Buenos días Sujeto C, cómo le va?
Sujeto C: Hola nena, vengo por el papel ese, y a pagar.
Lulaina: (Jebús, dame fuerzas...) Qué papel? Y qué es lo que viene a pagar?
Sujeto C: El papel, ese papel que me había preparado la otra chica, la morochita, no me acuerdo cómo se llama, que le pedí por teléfono. Y no sé, me dijeron que tenía que pagar algo, y vine.
Lulaina: ("El papel". "Pagar algo". Ajá. Sos bien específico eh...)

****

24 de junio de 2011

Mal humor

Tengo un mal humor y un enojo que no se me va a ir con absolutamente NADA, vaya uno a saber hasta cuándo.

Resulta que hoy me levanté temprano, porque tenía que ir a un lugar. Y con temprano quiero decir TEMPRANO. Las 9 am. Teniendo en cuenta que me estoy acostando entre las 4 y las 6 am todos los días, las 9 am es MUY temprano, y eso solo ya alcanzaría para ponerme de mal humor. Pero no fue ese el motivo.

Como tenía que salir, lo primero que hice fue buscar mis anteojos de sol. No puedo vivir sin anteojos de sol. No es una cuestión fashion, sino que NO VEO NADA estando afuera, al sol, sin anteojos. Tengo una fotosensibilidad importante. Mil veces peor si me acabo de levantar, realmente me duelen los ojos.

Me puse a pensar, si hace dos días que no salgo de casa (bue, casi que ni salgo de la cama!) dónde carajo podían estar mis anteojos? Y ahí empecé a hacer memoria: el martes estuve en BA, en Av. Córdoba. Tenía los anteojos en la mano en el último local al que entré. Tenía muchas cosas, así que los dejé en el mostrador para sacar la billetera de la cartera. Y ahí ya no recuerdo más, pero como arranqué la vuelta cuando ya estaba oscureciendo, no los necesité. 

Llamé al local para preguntar si los habían encontrado, pero obviamente me dijeron que no. Puede ser que alguien que haya entrado después los haya visto y se los llevó, o que a la empleada le gustaron y le quedaron bárbaros, qué sé yo.

The thing is, perdí mis anteojos y no voy a recuperarlos.

El tema no es tanto por el dinero gastado; no eran un par de Ray Bans, tampoco eran unos lentes comprados en el quiosco. Eran Union Pacific, buenos lentes, una de mis marcas favoritas.

Sí me molesta mucho que me costó horrores conseguirlos. Normalmente, el 99% de los anteojos de sol me quedan horrendos. Para que se den una idea, me resulta menos traumático comprar una malla que lentes de sol, y con eso les digo todo (señoritas, seguramente casi todas ustedes saben de qué hablo...). Y estos me quedaban bastante bien, y me gustaban. Mucho. Y, por supuesto, no me acuerdo el modelo, aunque estoy segura de haberlo leído en una de las patitas. Supongo que puedo volver a la óptica en donde los compré a ver si tienen otro par, los reconocería enseguida, aunque no supiera el modelo. 

Lo que más me molesta es haber sido tan pelotuda de dejarlos arriba de un mostrador en un negocio, y no darme cuenta hasta dos días después.

:(

22 de junio de 2011

Vieron que a veces, de la nada, se les viene a la mente una canción que hace rato que no escuchan? Bueno, por más bizarro que pueda resultar, hoy mientras me cepillaba los dientes se me vino a la cabeza el himno de mi colegio. Mi colegio se llamaba (bueno, se llama, aún existe) "San Benjamín", católico, como podrán imaginarse, así que su himno era, precisamente, el himno a San Benjamín.

Me acuerdo toda la letra, que no voy a transcribirles acá porque es un horror, pero les cuento un poco de qué iba la historia del santo, tal cual lo tengo guardado en mi memoria, porque no voy a ponerme a chequear en Wikipedia la exactitud de los hechos. No es importante para el punto que quiero ilustrar (al punto llegaremos más sobre el final del post, sean pacientes).

San Benja era un sujeto muy católico en una época en la que ser católico no era un buen negocio. Andaba por ahí diciendo que Jebús esto, y Jebús lo otro, hasta que lo agarraron... bueno, "los contrarios" a Jebús, que vaya uno a saber quiénes eran por ese entonces, y a modo de castigo por el constante boqueo sobre Yisus, lo mataron, pero no sin antes torturarlo. Martirizarlo, más exactamente (y así empieza su canción: "Diácono y mártir". Debería buscar qué es "diácono" porque, si alguna vez lo supe, ya lo olvidé). Y acá es cuando se pone fulera la cosa; en el colegio, en vez de contentarse con esa breve explicación que les acabo de dar, nos contaron los detalles: para torturarlo, le metieron, entre dedo y uña, ramitas de algo, o astillas... captan, verdad? Por eso el escudo del colegio es una especie de hoja de palma (?) verde sobre un fondo rojo (que, nunca me dijeron esto, pero en mi mente simbolizó siempre la sangre que me imaginaba le había producido la tortura).

Si bien ahora, con 30 años y un ateísmo que no me lo saca ni dios (cuack!), lo blogueo con tintes cómicos, hace más de veinte años me pareció bastante espeluznante.

Lo que, pensándolo ahora, sí me parece creepy es: cómo les pueden contar semejantes atrocidades a nenes chiquitos? Ni sé si se siguen manejando con tan poca pedagogía; en su momento parece que era la norma, porque me acuerdo también de una historia que me contaba mi abuela sobre Santa Lucía (ya que yo me llamo, precisamente... bueno, Lucía). 
Resulta que la santa ésta era extremadamente linda, y un príncipe andaba medio caliente con ella (no, la nonna no utilizaba este vocabulario conmigo, pero yo se las estoy haciendo más directa :P ); pero ella "le había dedicado su vida a dios" (querida, lo vas a pasar mejor con el príncipe, no seas tontilla!) y entonces no le pasaba ni la hora. Parece que el príncipe se puso un poco pushy, y estaba enamorado en particular de los ojos de la chirusa, que eran muy lindos. Hasta acá, todo bastante standard. Pero la historia sigue: para que la deje de molestar, Santa Lucía se arrancó los ojos (sí, leyeron bien), los puso en un platito y se los mandó al príncipe. Después creo que dios le daba unos ojos aún más lindos, pero anyway... se arrancaba los ojos?? Y los ponía en un platito??? Por favor, vuelvan a contarme Caperucita Roja, que después de todo, un lobo morfándose a una vieja no es tan enfermizo!

En fin, a todo esto, el punto es: mutilaciones, torturas, promesas del infierno? No es un poco heavy para los niños?

Para mí, obviamente, es todo bullshit, porque no soy para nada religiosa; ni me creo lo del infierno, y si a algún príncipe le gustan mis ojos, pues que venga nomás :P; pero más allá de ser religiosos o no, habría que pensar un poco en qué se les dice a los infantes, y cómo se les dice, no?

Padres, y futuros padres, tomen nota. Este ha sido mi serivcio a vuestras huestes, y no esperen otro porque de niños no sé nada.

8 de junio de 2011

Nuevos gadgets y una breve consideración sobre Facebook

Hace un rato agregué unos gadgets al blog, están por ahí abajo, para que, si quieren, me puedan encontrar en algunas de las redes sociales que más uso. 

El de Facebook lo pensé un rato, no sabía si agregarlo; es el más "personal", digamos, y el que más uso también. Y es en el que soy más picky con los contactos.

No me gusta tener contactos "de relleno", sólo para sumar gente. No es necesario que nos conozcamos de toda la vida para que acepte una solicitud de amistad (de hecho, a varios de mi lista de "amigos" no los conozco en persona) pero, si me vas a agregar, que sea porque te interesa interactuar conmigo de alguna manera, la que sea. Y si, en la solicitud de amistad, agregás un pequeño mensaje, mejor que mejor.

Al respecto, quiero destacar que querer chusmear fotos (que de otra forma no verías por mi configuración de la privacidad) no cuenta como interacción. Me pasó con varias ex compañeras del colegio. Una en particular me agregó, acepté su solicitud y la saludé en su muro, un típico "hola, tanto tiempo, espero que estés bien, veo que ya tuviste a tu séptimo hijo, te felicito". La tipa, nada. Al tiempo, no sé qué le comenté. Nada. Entonces la borré. Y me volvió a mandar solicitud! Se la rechacé. Dos veces.

Y aunque la intención no sea chusmear (que me juego la cabeza que era la intención de ésta, pero ponele que no lo sea), para qué querés tener a alguien en tu lista de contactos si no tenés ni la más mínima interacción?
Lo lamento, no me importa que sean mis vecinos, familiares o amiguitos del jardín de infantes. Si sólo están de relleno, si nunca hablamos, ni comentamos nada, ni me das un like a algo aunque sea, te vas de la lista.

Y después (y esto pasa también con MSN, por ejemplo) aparecen los indignados, "me borraste de Facebook! Me borraste de MSN!". Y sí, si en la puta vida hablábamos, si eras un numerito más dando vueltas por ahí, y a mí los números me gustan sólo para trabajar. No jodamos, qué es lo que te ofende? Al menos yo estoy siendo coherente con la relación (más bien, la ausencia de la misma) que tenemos.

Nos estamos viendo por la web.

4 de junio de 2011

Enjoy the silence

Una de las muchas cosas que jamás voy a entender es a la gente que no puede estar en silencio. Que no tolera estar en silencio ni cinco minutos.

Tienen que tener la televisión prendida, o la radio, o música, o todo junto.

Si, por esas cosas de la vida, no tienen un aparato emisor de ruido al alcance de la mano, hablan, sin parar. Con alguien, o solos, no importa, la idea, parece, es llenar el silencio.

Por mi parte, puedo estar en silencio perfectamente durante horas. Nunca me molesta, en general lo disfruto y, muchas veces, LO NECESITO (sí, ya sé que hago un uso abusivo de esta palabra, pero créanme, en este caso es completamente cierto).

Hay veces, cuando el ruido ambiente me molesta excesivamente, en que desearía que los oídos pudieran desconectarse. Poder apretar un botón y que el mundo quede en mute, al menos para mí.

Muchos me han dicho: usá auriculares! Pero, dos problemas: uno, en el trabajo no puedo usar auriculares, lamentablemente tengo que interactuar con otras personas; y dos, tampoco es una solución, porque lo que yo quiero no es tapar un ruido con otro, sino silencio.

Imagínense: una está en la oficina, tratando de dilucidar por qué carajo no cierra un estado contable, o los saldos de una planilla, o tratando de idear alguna solución creativa (y, preferentemente, legal) para algún asunto laboral; trata de concentrarse, de sondear la mente en busca de ideas... pero de fondo escucha esa puta radio que no deja de pasar un tema pésimo atrás de otro, y que cuando no está emitiendo algo del estilo "Tú me dejastess caeeeeer pero eia me levantooó oooó pero eia me levantoooó" (por dios, how on Earth eso le puede gustar a alguien??), tiene a una locutora insufrible leyendo mensajes del estilo "Hola, soy Fulana, quiero pedir el tema de Mongo Aurelio 'Te amo como la puta madre que te parió', y se lo dedico a mi chucuchitín precioso que está al lado mío, que lo re re amo. La radio está buenísima!"

Cómo se supone que evitemos el colapso nervioso? Quién puede culparnos si, un día cualquiera, agarramos un lanzallamas y liquidamos a todo ser vivo en cinco cuadras a la redonda, mientras cantamos I'm going off the rails on a crazy train ♫ ?

Otra situación: llego a casa con la cabeza limadísima después de estar buena parte del día en la oficina, en donde escucho todo el tiempo gente hablando, tanto personal como telefónicamente, además de la ya mencionada banda sonora provista por la radio (que, menos mal, dura sólo hasta el mediodía, y ese es el motivo por el cual aún no tuve un brote psicótico). Entro a casa, decía, y Madre (que es una de las personas que no toleran el silencio) está sentada en la cocina leyendo, o haciendo crucigramas, o recortando recetas, whatever, y por supuesto escuchando música, o con la tele prendida (la está mirando? No, ni por casualidad, le gusta el ruido nomás). 
Nos ve entrar y baja la música. O la saca, directamente. Qué considerada, dirán ustedes, como te conoce, porque es tu madre hace treinta años, sabe que disfrutás del silencio al llegar y...

NO.

Lo que sucede después de que baja o saca la música es que comienza el monólogo, que abarca desde lo que cocinó para el almuerzo y lo que compró esa mañana en el súper, hasta un resumen pormenorizado de un programa de no-sabe-qué que vio anoche. No sabe de qué era el programa porque de a ratos se dormía, pero igual se las arregla para hablar largo rato al respecto. Y una, con la cabeza a punto de estallar, y no sabiendo si le están hablando del programa de cocina de Narda Lepes o de "El Universo" de Stephen Hawking, murmura que está cansada y se encierra en su cuarto a dormir una siesta de tres horas, previa colocación de tapones en los oídos (porque duermo con tapones para los oídos), porque es la única manera de poder estar en silencio, sin derramamiento de sangre.

Por favor, por favor, una vez cada tanto, déjenme disfrutar el silencio.