26 de marzo de 2011

Nightmares

Aunque nunca fui de mirar muchas películas de terror, me acuerdo de las "Pesadilla", AKA "las películas de Freddy Krueger", que fueron muy populares cuando yo era pequeña (ooops, se me cayó el documento...)

Creo que, de las 6 o 7 que se hicieron, miré una sola (y ni siquiera estoy segura de haberla visto completa, me daban mucho miedo las películas de terror. Aún me dan mucho miedo. Y sé que ese es el objetivo de esas películas, pero no le encuentro el atractivo a tener mucho miedo porque sí)

Recuerdo que, a grandes rasgos, este tipejo Freddy atacaba a la gente en sus sueños, a resultas de lo cual se morían en la realidad; entonces la gente no quería dormirse, para no soñar con Freddy y despertarse despanzurrados.

Bueno, yo no tengo miedo de despertarme despanzurrada, pero hoy estoy adoptando el mismo enfoque que las potenciales víctimas del sujeto de las manos con cuchillas. Y por qué? Pues por las pesadillas, ni más ni menos.

Desde siempre he tenido pesadillas cada tanto, a lo largo de mi vida (quién no?). La más recurrente (por si algún psicólogo de la audiencia quiere tomar nota y exclamar "ajámmm") es que me ahogo. Bastante feo, pero me basta con despertarme, descubrir que no me estoy ahogando un carajo, respirar aliviada y volverme a dormir.

En épocas de considerable stress, though, las pesadillas son cosa de todas o casi todas las noches. Stress de cualquier clase, laboral, emocional, todo junto, lo que sea. Nada de "cada tanto". Y no ese tipo de pesadillas en las que un chiflado me persigue con una motosierra para ver cómo lucen mis intestinos desde adentro, ni la pesadilla de "me ahogo", a la que ya casi extraño.

Son esas pesadillas de mierda que hacen que uno se despierte desorientado, enojado, angustiado o todo a la vez. Y que esa sensación de discomfort nos acompañe el resto del día. Porque no se trata de chiflados con motosierras, vampiros o Freddy Krueger. Son cosas que son reales. Que fueron reales. Que nos hicieron mal, o que nos hacen mal todavía.

Anoche, en particular, tuve unos sueños tan de mierda que ahora, casi 24 hs después, me molesta hasta pensar en eso. Me desperté enojada conmigo misma por haber soñado esas cosas.

Así que el plan es simple: hoy voy a dormir lo menos que pueda. No dormir nada no es una opción, (no para mí, al menos, que ostento el orgulloso título de Marmota entre mis amigos y conocidos), pero pienso dormir bien poquito. En todo caso, mañana podré dormir la siesta, porque vaya uno a saber por qué, durante las siestas nunca tengo pesadillas.

A mi inconsciente le digo: tomá! Vos no me dejás dormir bien, yo no te dejo expresarte.

Ah y please, no caigan en el diagnóstico facilista de "claro, como no quiere lidiar con sus issues mientras está despierta, es por eso que tiene pesadillas". Freudian crap. Conozco a alguien que no hace otra cosa que lidiar todo el tiempo con sus asuntos, analizarlos, aceptarlos, bla bla, y tiene pesadillas de este estilo también.

2:10 am. Still awake.

3 comentarios:

  1. Lu: mirá cuántos shoes lindos.:
    http://sexfashionandglam.blogspot.com/

    Espero que te guste la recomandación... Beso

    ResponderEliminar
  2. Otra recomendación: http://adictaaloszapatos.blogspot.com/

    Espero que no me bloquees, ja! LCMF

    ResponderEliminar
  3. jajaja nada de bloqueo, más zapatos wiii!!!

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...