26 de abril de 2011

De bodas reales y gente insoportable

Este viernes, 29 de abril, llega finalmente el día de la Royal wedding de Kate & prince William of Wales.

 
No sé si lo mencioné, pero me encantan todas las noticias de la realeza de cualquier país que aún tenga monarquía, aunque más no sea de adorno (Como diría Miranda en S&TC: "It's my thing, let it go". Me gusta y punto).

Me estuve leyendo cuanta noticia encontré desde que se anunció el compromiso, y ya estoy haciendo planes para levantarme temprano (bieeeen temprano, gracias a la diferencia horaria con Londres) y llegar una hora más tarde a la ofi, ya que a las 7am (11am in London) es la llegada de Kate a la Abadía de Westminster y la ceremonia.

Por supuesto, al comentar cualquiera de estos asuntos (no por sacar charla, sino porque, si voy a llegar más tarde a la oficina, mejor que ponga a la gente sobre aviso!), me encuentro con que se me cagan de risa, me dicen que soy una ridícula, que cómo me va a interesar eso, y que además después puedo ver "la repetición", y que...

Y me lo dice gente que se ha levantado a cualquier hora, que ha llegado tarde al trabajo, o se ha ido temprano, para ver un partido de futbol de la selección.

Gente que sabe el nombre de las 10 trolas de turno que bailan en el programa de Tinelli, y que siguen obsesivamente, tanto en medios gráficos como digitales, todo el asunto de por qué una le dijo "puta" a la otra (cosa que no requeriría mucha investigacion...), y cuál se enfiestó con todos los integrantes de las inferiores de Deportivo Villa Tachito, y cuál dice que llegará virgen a su tercer matrimonio, aunque aparezca en la portada de la película "Gang Bang III"

Gente que, cuando no está leyendo la Paparazzi, está mirando el programa de Rial.

Gente que te quiere contar que anoche, en el programa de vaya uno a saber quién, Fulanita de Tal se peleó a los gritos y mordiscos con Mengano; y que cuando le decís "Pero quién carajos es Fulanita de Tal?" abren los ojos más allá de lo que parecería físicamente posible y te dicen, con tono agudito: "No conocés a Fulanita de Tal?? Pero cómo??? Es la del programa de Tinelli! La que salía con Mengano!! Sale en la tele todo el tiempo!!"

Y una dice que no, que la verdad nunca oyó hablar de ella, y que no mira nada de tele... y se morfa la respuesta mordaz que tiene preparada porque, después de todo, cada uno ocupa su tiempo libre como mejor le parece... hasta que se ríen y pretenden responder mordazmente cuando una les dice que le encantan los eventos reales (digo pretenden, porque son tan pelotudos que no se les cae una buena respuesta mordaz, y probablemente tampoco sepan lo que significa la palabra "mordaz")

Entonces, para todos ellos, un gran HÁGANSE CURTIR.

Voy a mirar la boda real, voy a twittear live y espero que haya un buen #hashtag, y luego me voy a pasar el día mirando las fotos y leyendo al respecto.


25 de abril de 2011

Under my skin

Hace exactamente dos años, el 25 de abril de 2009, me hice mi primer (y único, y último) tatuaje.


Es una aproximación fonética a mi nombre, en caracteres japoneses.
"Aproximación fonética". Es decir, soy consciente de que ahí no dice exactamente "Lucía". Pero suena parecido. Y me gusta como luce.

No, no me dolió para nada.

Feliz segundo aniversario (?)

18 de abril de 2011

Bed time

Recapitulemos...

Llegué de trabajar el viernes a eso de las 16.30. A las 18 ya estaba tirada en la cama, mirando House MD. Me levanté para bañarme alrededor de las 21. Volví a la cama a las 23, a seguir con House y pavear en la web, y me dormí a las 3 am. Me levanté el sábado casi a las 16 hs, me preparé el desayuno y voví a la cama una hora después, a leer y luego a mirar más House. Me levanté nuevamente a las 20.30 para bañarme, cambiarme y salir. Volví a casa, me cepillé los dientes, me puse el pijama y me acosté nuevamente a las 3, pero me quedé mirando House y me dormí entre las 5 y las 6 am. Me levanté hoy domingo a las 15 hs, desayuné y volví a la cama una hora después. Volví a levantarme a las 18, hice algunas cosas, después me bañé y a las 21 estaba tiranda en la cama nuevamente, y no volví a levantarme. Ahora son las 00.20 hs, y me está dando sueño (aunque debe ser una falsa alarma. Voy a acostarme y probablemente no me duerma hasta media hora antes de tener que levantarme para ir a trabajar todo el día hecha una idiota).

Creo que pasé DEMASIADAS horas en la cama este finde.

Btw, me faltan dos capítulos y termino la 6ta temporada de House.

16 de abril de 2011

Insomnia

"Hazte fama y échate a dormir", reza el dicho. Pues bien, yo tengo fama, ganada en buena ley y a través de años de hacer méritos, de marmota. Y con "marmota" me refiero a "persona que duerme mucho" (al menos a los efectos de este post). Así que "Hazte fama -de marmota- y échate a dormir" parece la combinación perfecta.

Pero no es tan fácil. Créanlo o no, sufro de insomnio. Más precisamente, y habiéndome informado al respecto en Wikipedia, insomnio inicial. Meaning, tengo dificultad para conciliar el sueño. También me despierto durante la noche, pero eso no es insomnio, sino mi eterna incontinencia urinaria, que no me deja dormir una noche entera sin levantarme a hacer pis.

El insomnio no sería algo malo si pudiera dormir todo lo que quiero a la mañana; de hecho, siempre me gustó vampirear, e irme a dormir con las primeras luces del día. El problema es que de lunes a viernes tengo que levantarme a las 7 de la mañana, ponerme medianamente presentable, tomar un micro hacia la oficina (colectivo, para los porteños), sentarme en mi escritorio y trabajar de manera productiva al menos hasta las 15 hs, o las 17, según el día.

Y eso, habiendo dormido 4 o 5 horas como mucho, se complica. Y haber dormido esa cantidad de horas durante varios días, lo complica aún más.

El trabajo no es tanto problema; pese a que bostezo cada 5 minutos, y repito hasta el cansancio "Tengo sueño!", logro hacer mis tareas sin mandarme cagadas importantes.

El tema, más bien los temas, son otros;

primero, el sufrimiento cuando suena el despertador, es angustiante; es un "No dios mío, YA son las 7?? OMFG, why??"

Después, salir de casa (con rigurosos anteojos de sol aunque esté por largarse el segundo diluvio universal, porque la cara que tengo asustaría hasta a los perritos sueltos del barrio) y hacer el trayecto hasta el trabajo, intentando no morir en el camino. Menos mal que tengo que cruzar una sola calle cuando me bajo del micro (y es la esquina en la que más bocinazos me he comido en mi vida, y no son precisamente manifestaciones de admiración por mi despampanante look matutino...)

En la oficina, lidiar con la interacción necesaria para trabajar, tanto con compañeros como con clientes, a los que no les importa que una durmió poco, y que no le gusta que le hablen mucho cuando aún está dormida (hasta las 10 de la mañana, digamos...)

Sufrir todo tipo de accidentes menores, tales como engramparse el dedo con la abrochadora, volcar la taza con el último resto de café arriba del estabilizador de la compu, tirar un bibliorato con el broche abierto (con el consiguiente desparramo de papeles por el piso), chocarse contra todo escritorio, armario y mesita auxiliar que haya en la oficina, querer guardar los resaltadores en el lapicero, pifiarle y meterlos en la taza de té recién hecha, y otros del estilo (aclaro que ninguno de estos ejemplos salió de mi imaginación...)

Finalmente salimos de la oficina, más o menos enteros; y ahora que estamos vagos, y dejamos por un mes el gym, nos vamos derecho a casa, a tomar la merienda; y a partir de ahí, pueden suceder dos cosas:

1. Decidiendo que somos un peligro para la humanidad, y en particular para nuestra propia persona, nos vamos a dormir la siesta "una horita", que se transforma, como mínimo, en 3 hs. Luego, a la noche, no nos duerme ni Mandrake, volvemos a dormir 4 hs y el ciclo se repite; o

2. Sabiendo por experiencia que, si nos vamos a dormir la siesta, a la noche no podemos concililar el sueño, aguantamos toda la tarde, absolutamente zombies, golpeándonos de nuevo contra todo el mobiliario del hogar, pero pensando felices en que "esta noche ni bien apoyo la cabeza en la almohada me desmayo!". Pero luego, a la noche, y dado que tenemos insomnio, no nos duerme ni Mandrake, volvemos a dormir 4 hs y el ciclo se repite. Y encima damos vueltas en la cama, puteando mentalmente y pensando "mierda, hubiera dormido la siesta!"

Por supuesto, llega el viernes y estoy más muerta que viva; pero contenta, porque finalmente puedo desvariar hasta la hora que se me cante, total el sábado siempre duermo como un lirón, toda la mañana y gran parte de la tarde. Y qué pasa? Obviamente, el viernes a las 12 de la noche me estoy cayendo de sueño como la más nerd, y me voy a dormir más temprano que cualquier otro día de la semana.

No, no tengo insomnio, me parece. Soy jodida nomás.

Oh wait, es viernes. Me voy a dormir. Y seguro voy a lograrlo. Buenas noches.

13 de abril de 2011

Inside my head

El otro día estaba mirando un episodio de Dr. House en el que el caso tratado era un tipo que tenía no sé qué problema neurológico, que hacía que no pudiera mentir, y dijera todo lo que se le pasaba por la cabeza.

No sé si es una enfermedad real o inventada para el show; espero que sea inventada; y que si es real, que nunca, nunca jamás en la vida me pase eso.

Miles de veces me encontré pensando "Menos mal que no hay nadie más que yo dentro de mi cabeza!"

Pienso en la mente como una fortaleza impenetrable (btw, my representación de la mente es igualita a como la representan en X-Men -los dibujos animados, no las películas-). Cierto es que a algunas personas les gusta dejar la puerta de la fortaleza abierta de par en par... ciertamente, no es mi caso.

Pueden intentar espiar por la cerradura, claro... pero si lo han intentado, sabrán que acostumbro a sacarlos de una patada en el orto, metafóricamente hablando.

Mi mente es my safe place. Porque no hay nadie que pueda entrar, si yo no lo dejo. Ni, fundamentalmente, nada que pueda salir, si yo no lo dejo.

Qué aterrador (sí, aterrador, no estoy exagerando) me resultó pensar que, por un defecto neurológico, podría ser incapaz de controlar el contenido de mi mente que sale al exterior.

La cantidad de problemas en los que me metería. Y lo expuesta que quedaría.

Eso. Eso es lo que me asustó. Quedar expuesta. Perder el control. Scary...

Frontal lobe disinhibition, así se llamaba... a ver... Wikipedia...

Mierda, puede pasar de verdad!

A ver si un día de estos me golpeo la cabeza y...

:S

11 de abril de 2011

Rock n' fckn' roll!

Diez días después de haber visto el mega despliegue escénico de U2 en el Estadio Único de La Plata, fui al recital de Slash en el Microestadio Malvinas.

Podría decir que el estadio tiene una capacidad para... digamos... 5000 personas? Más o menos. Y lo habían sobrevendido, con lo cual estábamos todos bastaaante pegaditos. Y hacía calor. Mucho calor.

Podría decir que los modales y la higiene personal del 90% de los asistentes al evento dejaban mucho que desear.

Podría decir que la organización de la productora fue PÉSIMA, con muchas mayúsculas.

Podría decir, también, que la banda soporte (que vaya uno a saber cómo se llamaban, o de dónde salieron) era un desastre, a tal punto que me descubrí pensando "Por favor, que Slash no haya llegado aún, que no esté escuchando esto!"

Sí, podría, y no estaría mintiendo.

Pero nada de eso importó cuando se apagaron las luces y comenzaron a sonar los primeros acordes de guitarra de Ghost (el primer track de su último disco), y enseguida la voz de Myles Kennedy, cantando

Kill... the ghost...
That hides... in your soul...
Rock 'n' Roll


Empecé a escuchar a los Guns n' Roses cuando tenía 10 años; cuando vinieron con el tour de Use your illusion, por mucho que pataleé e hice berrinche, no me dejaron ir a verlos. Suena lógico, tenía 11 años la primera vez que vinieron y 12 la segunda... así que ver y escuchar a Slash en vivo tiene un significado bastante especial para mí. Y si a eso le agregamos que el setlist de anoche tuvo varias perlitas de Gn'R, más aún. La primera de ellas fue Nightrain (desde arriba veía el pogo violento que generó el comienzo de este tema en el campo :P ), a la que siguieron (entremezclándose con el resto de los temas) Rocket Queen, Civil war, My Michelle, Patience, Sweet child o' mine, Mr. Brownstone y Paradise city, que fue el cierre del show. Me saco el sombrero ante el señor Myles Kennedy, que estuvo a la altura de semejantes temas. Y le doy hasta que Slash logre desenredarse la peluca!! (Ejem, perdón por el exabrupto).

Hubo varios temas del último disco, entre los que no faltaron los dos que canta Myles, Back from Cali y Starlight (qué maravilla poder cantar a los gritos Oh staaaarlight don't you cry we're gonna make it right before tomooooorrooooow ♫ ); también hubo algo de Velvet Revolver y de Slash's Snakepit, y hasta Rise today, un tema de Alter Bridge, la banda de Myles.

Uno de los momentos en los que se me puso la piel de gallina (pese a los 45° que estábamos soportando...) fue cuando Slash atacó las notas de la música de The Godfather, como en aquél recital de Paris 1992 con los Guns. Es increíble lo que hace ese tipo con la guitarra, miraba sus dedos en la pantalla, hipnotizada.

Tal vez algunas cosas en la vida de Slash hayan cambiado...

 Antes...

 ...y después.

Pero les aseguro que esto...
Slash anoche @ Microestadio Malvinas

...sigue siendo lo mismo que esto
Slash en la época de Use your Illusion, video de November Rain.


Digan lo que quieran. Los dedos y el talento del señor Saul Hudson siguen iguales que hace 20 años.


8 de abril de 2011

Suerte 2.0

De un tiempo a esta parte, estoy teniendo una racha ganadora importante en los concursos 2.0, es decir, concursos en los que participo por internet. Vía blogs, Twitter, Facebook, etc.

Ya había posteado, con un entusiasmo obsceno, sobre los paper clips de Stuart Weitzman que me gané en Twitter. Posteriormente también gané un esmalte de SW vía Twitter, pero se ve que no tenían ganas de hacer OTRO international shipping por algo que vale centavos de dólar! Aunque quiero decir que si hubiera logrado que algún retailer me los enviara, me hubiera comprado un par de zapatos del querido Stuart (estos, con los que estoy obsesionada desde la primera vez que los vi), como para justificarles el envío.

Tmabién me gané:

- un vodka Smirnoff, en un sorteo del blog Acceso Directo
- un DVD edición especial de How to train your dragon (Vía Twitter, por MSN Argentina); 
- dos frasquitos del nuevo gloss de L'Oreal, Glam Shine Reflection, he aquí la foto:


- un libro, que también me enviaron desde EEUU, porque lo gané en uno de los blogs foráneos que leo periódicamente (para practicar mi inglés... ponele), Your next shoes. Es una novela que trata sobre... zapatos! Obviamente. Es este, y vino autografiado por su autora:


Y hoy, sin ir más lejos, me enteré de que soy una de las ganadoras de una sesión Routine Experte - Rutina NUEVA PIEL, en la Tienda L'Bel de Av. Santa Fe, y una muestra de la nueva NeuviveSI (tratamiento Renovador y Perfeccionador Facial en crema), gracias a Bloc de Moda, el blog de Lorena Perez. Premio que estaré haciendo efectivo el 25 de abril, ya tengo mi turno agendado, y algunas otras actividades planeadas para aprovechar, ya que voy a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Kingdom. (Sí, mis actividades planeadas incluyen visitas a zapaterías y desbande de compras varias, especialmente en Farmacity, así que si alguien quiere una visita, vaya avisándome con tiempo).

Sólo me resta decirles, a los que me dicen "Pero qué orto, la puta madre, dejá de ganar cosas!" que gano porque participo, mis queridos. Si nunca participan en nada, dudo mucho que vayan a ganar algo ever :P


Nota final: quiero dedicar este post a Thelma (@ThelmaCL ); todo comenzó en "Una tarde en París", en la que se comentó que Thel siempre se ganaba de todo. Ella dijo: yo gano porque participo en muchos concursos! Y yo pensé: hay sabiduría en sus palabras (?) (No, no tomamos alcohol ese día). La semana siguiente me gané el Smirnoff, y el resto es historia.
Gracias Thel, sos una especie de good luck charm 2.0 :P

7 de abril de 2011

Just a little patience...

Algunas personas pierden la paciencia con asombrosa facilidad, mientras que otras tienen una paciencia que raya en lo infinito. Yo creo que soy una combinación de ambas.

Con esto no quiero decir que si "0" es "impaciente" y "10" es "excesivamente paciente" yo soy un "5"; lo mío es la paciencia selectiva.

Para cosas como aprender a usar un nuevo device, resolver un rompecabezas de 1000 piecitas todas iguales, ordenar, armar algo, en incluso entrenar a #madre en el uso de la tecnología, mi paciencia es muy amplia, casi un "10" les diría.

Mi "0" lo encontramos con... la gente. Con la gente pelotuda, más precisamente. Que abunda, sin dudas. "Si los pelotudos volaran, no se vería el cielo" es una frase con la que estoy muy de acuerdo.

Lo que más fácilmente me hace perder la paciencia son las preguntas pelotudas. Una pregunta pelotuda siempre merece una respuesta sarcástica, de esas con las que sólo falta el cartel que diga "Opino que sos un gran pelotudo" en letras de neón.

El problema es cuando uno se cruza con pelotudos de talla mundial en el trabajo, porque ahí no se puede dar rienda suelta al sarcasmo para insultar. Es decir, se puede, pero no conviene, si uno quiere mantener su empleo...

Y cuando uno es como yo, créanme que hace falta todo el autocontrol del mundo para no responder lo que realmente se merecerían ciertos individuos.

Tampoco es que pierdo la paciencia con cualquier pregunta; trabajo en un estudio contable, y hay ciertas cosas que es lógico que el cliente no sepa, o conceptos que no le queden claros. No me voy a poner como loca porque alguien me pregunte qué es un "saldo de libre disponibilidad" (aunque su nombre lo dice todo, pero bueno...)

Ahora bien, si viene un tipo y pregunta "Con qué frecuencia se hace la declaración anual?"... bueno, se me cruzan por la mente unas cuantas respuestas que se merecería, del estilo "Esperá que termino de buscar en Wikipedia de qué color es el caballo blanco de San Martín, y te averiguo. PELOTUDO!"

Si además uno está con mucho trabajo, y lo interrumpen para preguntar cosas como la mencionada más arriba, el tema ya se torna complicado de manejar. En esos momentos casi puedo imaginar mi cara, deformándose por el esfuerzo de mantener una sonrisita polite mientras que mi cerebro grita "pero qué pedazo de remil pelotudo, por dios!!!!"

En fin, que estos días están siendo complicados en la oficina...

1 de abril de 2011

Magnificent

U2 360º tour - Estadio Único de La Plata


30 de marzo de 2011. Llegó el día, fui a ver a U2!
Decir que estuvo increíble es quedarme corta. Fue mindblowing.

Escribo esto mientras escucho el DVD del tour (que, muy previsoramente, me compré el lunes, sabía que iba a necesitar más que los discos después de semejante experiencia!)

No quiero hacer una crónica, eso lo pueden leer en cualquier lado; pero me resulta difícil explicar la cantidad y la intensidad de cosas que me pasaron anoche. Fue único, maravilloso, adrenalínico (no sé si existe esa palabra...), catártico...

Cada tema era un electroshock, no podía parar de cantar, de saltar, de llorar de la emoción  (menos mal que nadie me estaba mirando a mí, porque estoy segura de que di un espectáculo bastante gracioso :P)

El setlist fue casi perfecto (aunque si me pongo a pedir canciones que me hubiera gustado escuchar, tendrían que haber hecho un show de unas 6 horas!); sólo me quedé con las ganas de "Pride (in the name of love)"

Get on your boots, Elevation, Vertigo, euforia pura; City of blinding lights, With or without you, Still haven't found... (con esta pensé que la perdía a Anis... no se la veía venir... y de repente, empezó a sonar...)... One, con Bono y su hermosa guitarra verde, Misterious ways, Beautiful day... In a little while!!!

Un nuevo tema, que se llama North star, y es hermoso. Aquí el video: http://www.youtube.com/watch?v=d0rP-YjEpjs&feature=player_embedded

Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me, que me sorprendió porque cuando nos acomodamos con Ana en nuestro spot (btw, estábamos re cerca y veíamos bárbaro!), le comenté que una de las lonas tenía forma de Batman, y le digo: "Re daría que toquen "Hold me...", pero pensamos que ni a patadas la iban a hacer, y cuando empezó a sonar... fue too much!

En Where the streets have no name, en el medio del estribillo, Bono dijo "La Plata!" y qué les puedo decir, mi corazón con diagonales casi revienta de emoción...

Todo el show fue increíble, pero hubo dos momentos que fueron simplemente sublimes:

Magnificent, el cuarto tema de la noche; con los primeros acordes se me erizó la piel y se me empezaron a caer las lágrimas, y en ese momento todo fue perfecto.

Y EL momento, el que estaba esperando desde que me enteré que U2 venía a tocar a Argentina, con el que soñé desde que empecé a escuchar a esta banda: un speech introductorio de Bono, y ya sabía qué era lo que venía: Walk on. No puedo describir lo que sentí en ese momento, la música me llenaba, la letra llegaba a cada rincón de mi cerebro, las lágrimas eran incontenibles, me temblaba el cuerpo de pies a cabeza. No había nada más en el mundo que U2 regalándome esa canción.
(Ah, no, perdón, si había: estaba mi hermana, que entendió que me derrumbaba, y me abrazó, y cantó conmigo "And if your glass heart should crack /And for a second you turn back /Oh no, be strong". Créanme cuando les digo que a esas cosas no se les puede poner precio.)

Pueden leer el setlist completo acá

En resúmen, una noche increíble; o, en las palabras de Bono:
'What a beautiful, beautiful, beautiful night, we will not forget this, what a great country you have, what a great city, out in La Plata, where the streets really don't have names....'

I'm sure I will NEVER forget that night :)
Gracias U2.
Ustedes "son lo más"!


Lulaina y Anis, respectivamente, @campo del Estadio Único
WHAT TIME IS IT IN THE WORLD?