16 de agosto de 2011

La gran estafa

Lo que estuvo (y está) haciendo la ticketera Livepass con la venta de las entradas para los shows de Roger Waters da ASCO.

Ayer les contaba, en este post, cómo conseguí mis entradas para el show del 9 de marzo del año que viene. Fue un alivio, porque me imaginaba que iba a ser complicado conseguirlas una vez que empezara la venta oficial, que los servers se iban a saturar... un poco. Nunca pensé que iba a pasar lo que está pasando. Muchísima gente no pudo comprar entradas aún, y eso ni siquiera es lo más grave. 

Hoy a la tarde estaba siguiendo un poco el tema vía Facebook y, de repente, alguien avisa que en la web de Livepass figuraba como "artista invitado" David Gilmour. Gilmour. El Gordo. LA GLORIA HECHA MÚSICO. Corrí como una histérica a llamarlo a mi hermano, de verdad que se me caían las lágrimas (de la emoción, en ese momento), porque no podía creer nuestra suerte. Cuando volvimos a ver la página, vimos que decía como que el "artista invitado" iba a tocar en el show del 7-3-11. Sin prestarle atención al sospechoso "11", porque en ese momento no podía pensar con claridad, me ataqué y empecé a tratar de entrar a la página para comprar entradas para el día 7 también, pero POR SUPUESTO, la página estaba mega colapsada desde hacía horas. Todavía, los turros de Livepass te redireccionaban a una "sala de espera virtual", según informaba un cartel con faltas de ortografía. De cuarta.

Después intenté durante media hora comunicarme con el call center (cosa que fue absolutamente imposible), para chequear si esa información era cierta, y mientras intentaba, seguía recargando la página y encontrando cosas sospechosas. Se hizo evidente que la página había sido hackeada.

 (fuente de imagen: http://i.imgur.com/3ZA8J.jpg)

Ahora la preocupación de la gente no era si venía Gilmour o no. Muchos habían avanzado en el proceso de compra mientras la página estaba hackeada, habían cargado los datos de sus tarjetas de crédito. Alguien comentó en Facebook que logró llegar hasta el final de la compra, sólo para darse cuenta de que había comprado una entrada para el show de Clapton en octubre.

Por supuesto, a esta altura, la página de Facebook de Livepass era un compendio de puteadas que hubieran hecho sonrojar al mismísimo Tano Passman. Y entonces, los reverendos hijos de un batallón de putas, que en todo el día no habían hecho más comentarios que "Ya van 10 mil entradas vendidas!" y "La demanda está generando demoras en el acceso al sitio. Para su tranquilidad quedan entradas para TODOS los sectores" (lo cual no era cierto, ayer ya había dos sectores agotados), se despacharon con el siguiente status:

"Debido a la cantidad de insultos y dada la intolerancia y el nivel de agresión de algunos usuarios, decidimos suspender los posteos en nuestro muro. Estamos trabajando para reestablecer el servicio. En cuanto todo funcione correctamente, volveremos a responder consultas e inquietudes. Atte. Livepass."

Pero qué esperaban, imbéciles, felicitaciones por la buena gestión?? Con el service charge que cobran, y ni siquiera son capaces de vender las entradas, de brindar una página segura, o al menos de dar la cara y contestar una por una las seis mil puteadas que, muy justificadamente, se comieron?

Me enoja, me enoja muchísimo, y no sólo por la angustia que pasé durante casi una hora, no sabiendo si venía Gilmour; me enoja que tanta gente no pueda conseguir entradas, cuando son dos shows en la cancha de River, que tiene un tamaño importantísimo, y faltan más de siete meses para las fechas.

Leí comentarios de gente en Facebook que había estado más de 10 hs intentando comprar, dispuesta a pagar lo que estos hijos de puta cobran, que no es poco, y finalmente se había rendido, se resignaba a perderse el recital por culpa de una ticketera de mierda.

Gente que quería ir con sus viejos, dos generaciones unidas por esta música.

Gente más grande, que ya escuchaba a Pink Floyd cuando el Gordo Gilmour era la mitad de ancho de lo que es ahora, y no se metía la remera adentro del jean en los recitales. Gente que vio salir el álbum The Wall, cuando la que escribe estas líneas no era ni siquiera un proyecto de persona, y que por culpa de estos hijos de puta, se pierden a Roger.

Me da un profundo asco la gente de Livepass. 

Y ni hablemos de los imbéciles que hackearon la página, generando más histeria de la que ya había, dando información falsa, empeorando el tema de la congestión web y telefónica, cagando a la gente que estaba tratando de conseguir sus tickets.

Ojalá todos logren conseguir sus entradas.

Y que algo malo, muy malo, les pase a los responsables de todo este desastre.

2 comentarios:

  1. Coincido, aunque no es muy mi estilo, que espero que cosas muy malas les pasen a estos sujetos.
    Y de paso, que sirva esto, alguna vez, para tener en cuenta que las ticketeras son TODAS una mierda, que te cobran un service charge por estresarte hasta el insomnio siempre que tenés que comprar una entrada y nunca están a la altura de la demanda! NUNCA

    ResponderEliminar
  2. Hola, sólo quiero comentar que ayer hice 9 hs de cola en la lluvia, no pude comprar las entradas y fue para lo mejor. Hubiera terminado en la carcel si trataban de cobrarme el "service charge". Tenían 5 monos de seguridad y UN cajero. Sepan aún buenas personas, que considero seriamente terminar con esta y muchas maldiciones que sufre nuestro país. Abrazo y fuerza.

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...