23 de febrero de 2012

Trapos sucios

Estimados comerciantes de ropa de la ciudad de La Plata:

Me considero una buena clienta, o al menos, potencial clienta. Si entro a un negocio, es para preguntar por algo en concreto; en las raras ocasiones en las que solo tengo ganas de curiosear "a ver qué hay" nunca molesto a las vendedoras, sino que doy yo sola una vuelta por los percheros. Si quiero una prenda blanca, ofrezco probármela en otro color, para que no haya peligro de rozarla accidentalmente. No uso maquillaje durante la semana, por lo cual es muy difícil que manche algo, del color que sea, al probármelo. No discuto precios, no soy mal educada con las vendedoras, digo por favor y gracias, aún cuando me informan que "es talle único" cuando claramente se ve la etiquetita con el número 1.

Tolero, además, probadores ÍNFIMOS, en los que no casi no me puedo mover y que, además, muchas veces, no tienen ni siquiera ganchos para colgar la cartera o las perchas con las prendas que me estoy probando.

Pero lo de hoy ya fue muy lejos. 

Estaba intentando comprarme un short, empresa difícil para mí, si las hay. Lo logré, pero tuve que probarme muchos, MUCHOS shorts. Y para probarme cada uno de esos shorts, además de desvestirme, tuve que descalzarme. 

En el 95% de los probadores en los que me metí (que, repito, fueron muchos), había una MUGRE INMUNDA en el piso. No era una tierrita lógica de piso, era ROÑA, lisa y llana. Y yo tuve que pisar eso, descalza. Y luego, con los pies dudosamente limpios, volver a ponerme mis sandalias. ASCO.

No pretendo que el piso esté constantemente reluciente, pero una barrida cada tanto, una pasada de trapo, no les cuesta nada. 

Y no estoy hablando de un puestito en la feria paraguaya eh... estoy hablando de casas de marca. Que te fajan la ropa de una manera tal que bien podrían tener un escobillón y un trapo para hacer la vida de nosotras, las compradoras, un poco más feliz.

Así que les voy a decir lo siguiente: la próxima vez que esté probándome ropa que requiera que me descalce, voy a llevarme dos cosas al probador: una, la que me quiera probar. Y otra, cualquiera, que pienso usar como alfombra si el piso del probador no está decente. Si tengo que pisar mugre en uno de sus probadores, me la limpiaré en sus prendas. 

Están avisados.

Sin otro particular, los saluda atentamente,

Lulaina

3 comentarios:

  1. rock and roll, beibe!
    hacelos quedar mal en voz alta!
    deciles: che, no pueden limpiar esto?

    ResponderEliminar
  2. La verdad que se lo merecen que queres que te diga. Las marcas gastan mucho en publicidad, pero despues vas a un local dispuesto a pagar 500 un jean, y te tratan como el c..o o esta todo sucio, o no tienen talles o no tienen modelos y podria seguir... Deberian tener una politica de mistery shopper asi mejoran la atencion a los clientes (que somos quienes en definitiva pagamos la publicidad).

    Besos Lu love your blog <3

    anitalorileira.blogspot.com

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...