22 de marzo de 2012

La hora del planeta

Hoy voy a dejar de lado las pavadas, los zapatos y, en general, el espíritu "I, me, mine" que domina este blog, y voy a hablar un poco en serio, y de algo importante.


Seguramente muchos de ustedes escucharon hablar de La Hora del Planeta. Es una iniciativa global de la WWF, coordinada en nuestro país por la Fundación Vida Silvestre Argentina (de la cual soy orgullosa socia). Y en qué consiste? En apagar la luz, durante una hora (no se hagan los vivillos y digan "apago la luz, pero dejo la tele prendida"). Este año se realizará el sábado 31 de marzo entre las 20.30 y las 21.30 hs.

"La Hora del Planeta busca demostrar que juntos, cada uno de nosotros puede dar una señal positiva para hacerle frente al calentamiento global."

Qué quiere decir esto? Que lo que se busca es compromiso y concientización. No, claro que el problema del calentamiento global no se va a solucionar por una hora que apaguemos la luz. Pero es una buena ocasión para recordar que nuestro planeta (que, btw, es el único que tenemos...) no tiene una capacidad ilimitada de dar, y para pensar qué aporte podemos hacer, individualmente, para frenar (y luego, idealmente, dar marcha atrás) el desastre ambiental/climático/ecológico en el que estamos.

Apagar las luces (y todos los artefactos eléctricos, a excepción de la heladera, podríamos decir) durante una hora no es la muerte de nadie. No me vengan con que no pueden vivir sin internet. Están realmente JODIDOS si no pueden pasar una hora sin un chupete electrónico.

Duerman una siesta. Lean a la luz de una vela. Jueguen a las cartas, o hagan solitarios, si viven solos. Escriban algo. Jueguen con sus mascotas, con sus hermanos, con sus hijos. Si tienen pareja estable, o un affair ocasional, bueno, *guiño guiño*. Hagan ejercicios de estiramiento. Salgan a mirar las estrellas (si todas las luces están apagadas, se ven mejor). Las opciones son varias, y se los dice una persona que pasa más de la mitad de su día frente a una computadora. Si yo puedo...

Apagar las luces por una hora no va a solucionar el problema del calentamiento global, lo sé. Pero por algo se empieza; y la toma de conciencia es un muy buen lugar para empezar. No piensen que sus acciones individuales no tienen consecuencias. Ya lo dijo Michael: If you wanna make the world a better place, take a look at yourself and then make a change!

Y qué pueden hacer, además de apagar las luces en el día y hora indicados?

* Pinchan acá mismo y votan, es como un "levanten la mano todos los que se preocupan por el planeta, y quieren políticas ambientales que garanticen el uso sustentable de los recursos naturales", pero 2.0

* Difundan La Hora del Planeta en sus blogs, Facebook, Twitter. Sean, como yo, embajadores virtualesl! Acá (click al link!) tienen herramientas tales como imágenes, logos y banners para compartir (yo puse un banner acá mismo y quedó muy chulo, no me digan que no!). Y también en la vida real: casa, oficina, escuela.

* Pasen a la acción; en esta página (click al link!) tienen unos consejos útiles de comportamientos planet-friendly. Algunos son conocidos, otros por ahí no tanto; repasen la lista para ver si pueden adoptar alguno nuevo y así seguir sumando.

SÁBADO 31.03.2012   20:30 a 21:30 hs 

APAGÁ LAS LUCES

21 de marzo de 2012

Build it up, tear it down: Roger Waters, The Wall Live!





The Wall live es MINDBLOWING. No encuentro otra palabra para describirlo. El escenario, imponente, siempre dinámico y cambiante por las marionetas, las proyecciones y la misma pared que se va construyendo durante toda la primera mitad del show. El sonido... EL SONIDO!! Jamás escuché algo así; no tengo los detalles técnicos del caso, sólo les puedo decir lo siguiente: se escucha de puta madre, cuesta creer que uno está escuchando eso en un estadio enorme y abierto.

Fui a dos de los nueve shows que se hicieron en River, el viernes 9 y el martes 20; y aunque hubiera ido de buen gusto a los nueve, volví a verlo porque el primer día que fui... me perdí el principio. Sí, mátenme, me perdí el principio del mejor recital que vi en mi vida, y el que más tenía ganas de ver. El show empezaba a las 21.15; salimos de La Plata a las 18, pero por una combinación de tránsito, un corte en no sé dónde y el conductor de combi más pelotudo que existe sobre la faz de la tierra, no llegamos a tiempo. De hecho, con mi hermano y otras personas nos bajamos de la combi a más o menos 25 cuadras del estadio e hicimos ese tramo caminando y corriendo, y aún así tuvimos que comernos la bronca de escuchar el inicio del recital cuando aún estábamos a una cuadra del estadio. Y después, entre que dimos toda la vuelta para entrar por Udaondo y demás, llegamos unos segundos antes de que empezara Another brick in the wall, part I.

Lección aprendida, ayer salimos de La Plata a las 14.30, y pese a hacer una cola kilométrica para entrar, a las 18 hs ya estábamos sentados en el campo, listos para el recital que empezaría 3 hs después :P 

La espera se hizo larga, pero fue mejor que llegar tarde!

Del show en sí, no sé qué decirles. Todo lo que escriba va a estar teñido de una subjetividad absoluta, porque si bien todos estamos de acuerdo en que The Wall es una obra de arte (y el que no esté de acuerdo, up against the wall!), supongo que a cada uno lo toca en un punto distinto. A mí en particular, la primera vez que vi la película (habiendo leído sobre el concepto que hay detrás del disco), me dejó en shock. Toda esa idea de que las malas experiencias son "bricks in the wall", en una pared que el protagonista se construye para protegerse, pero termina completamente aislado y perdiendo contacto con la realidad... bueno, digamos que no me resulta del todo ajena. El desenlace, The Trial, con la "condena" y ese Tear down the Wall! siempre me sacude, no importa si lo estoy escuchando en River en medio de un mega despliegue escénico, o en ojotas barriendo el patio de casa. 

Pero, por supuesto, estar inmerso en esa experiencia, con un bombardeo de imágenes y sonidos, intensifica muchísimo las cosas.

El comienzo del recital te deja maravillado, con la boca abierta (cómo lamento no haberlo visto el 9, desde la comodísima ubicación que tenía!), y el show no baja el nivel en ningún momento. El bajo de Another brick in the wall, part I, te pone los pelos de la nuca de punta. Sufrí una leve decepción en Another brick in the wall, part II ayer porque... Roger, si ya no necesitabas más a los niños cantores, no los podrías haber tirado a la picadora de carne gigante? Digo, le hubiera dado un toque especial al último show :P Mother, con el Roger actual y el "young, fucked up Roger" de la gira original. Empty spaces, en donde aparece la imagen de ese grito lleno de angustia, y a uno le dan ganas de gritar también, así, hasta quedarse sin pulmones... bueno, no voy a listar todos los temas del primer disco, pero obviamente el intervalo viene después de Good bye cruel world, cuando Roger himself coloca el último ladrillo, y la pared queda completa.

En Mother, Young lust y Don't leave me now se siente jodidamente la ausencia de Gilmour.

Después del intervalo, obviamente arranca Hey you y se suceden los temas del segundo disco. Para Vera y Bring the boys back home necesité un paquete entero de pañuelos descartables. Las imágenes son terribles. Sigue Comfortably numb y no, lo que todos esperábamos, el Gordo, no apareció nunca, como era previsible. De nuevo, acá falta Gilmour. Su voz, su guitarra. Ese tema es completamente de él, y no quisiera ser ni el guitarrista ni el cantante que tienen que intentar llenar sus zapatos en cada show...

Con In the flesh arranca la parte más teatral, en donde Roger se calza su personaje de dictador, vuelven a salir los abanderados de Hammer y uno termina gritando "Hammer hammer" como desquiciado. El despliegue visual es una locura, y Roger actúa muy bien. Capaz que todavía tiene ganas de escupirnos a todos, quién sabe :P

"Is there any paranoid in the stadium tonight?" grita; y arranca Run like hell, que me gustó mucho ver desde arriba esta última vez, porque el juego de reflectores barriendo el estadio, como si buscaran a alguien, es perfecto para el tema.

Y así casi llega el final, con The Trial, uno de los momentos más fuertes del show, si no el más fuerte (al menos para mí), y la pared que finalmente cae. Figurada y literalmente. Y el cerebro que solo atina a hacer "tilt... tilt..."

La despedida, mientras cantan Outside the wall, la presentación de los músicos, aplaudir hasta que las palmas te duelen, and it's over, aunque parezca mentira que ya pasaron las dos horas y pico del show.

Algunos comentarios sobre cada una de las fechas a las que fui:

9 de marzo 
Bueno, que llegué tarde ya se los conté. Durante el viaje, cuando ya veíamos que estábamos MUY al horno para llegar, mi hermano (con quien fui a ambas fechas), tratando de calmarme, diciéndome que íbamos a llegar y demás, para que no me pusiera muy loca. O sea, mi hermano menor, calmándome a mí. Él, que sufrió mucho más que yo la llegada tarde, y que es gracias a quien yo escucho Pink Floyd, en primer lugar. Que hubiera llegado a tiempo si hubiera corrido todo el trayecto de la combi al estadio, pero que no lo hizo para no dejarme sola. Gracias Enano. No hubiera preferido ver el show con nadie más que con vos.
Sí me hubiera gustado que nos acompañe mi otra hermana, Ana (sí, estoy re Campanelli hoy), pero bueno, por motivos de ubicación en el estadio no pudimos estar juntos, aunque nos vimos a la salida.
Desde donde estábamos sentados, VIP Gold T, se veía y se escuchaba perfecto, así que fue el día que más disfruté.

20 de marzo
Antes que nada, reconocimiento público y muchas gracias a Nick (@NickRisaro), que me consiguió la entrada, cuando yo ya me había resignado a no ir, y ver el principio del show cuando saliera el DVD del tour.
Esta fecha me demostró que ya no estoy para el campo de ningún recital (salí del campo después del 2do tema, y me fui arriba, a las generales), al margen de que este show no es para que haya campo. Es para ver sentados. Es para disfrutar y CIERTAMENTE no es para hacer pogo. Pero la gente hizo pogo. Cómo mierda hacés pogo con In the flesh? Como bien acotó mi amiga Vix, "los rollingas te hacen pogo hasta con el Aleluya". Y lo que pasó ayer es que había mucha gente que no tenía ni la más puta idea de lo que había ido a ver. Les regalaron las entradas, o fueron "a ver al tipo ese del cartel de la 9 de julio", porque de otra manera no se explica. Una mina, atrás mío, preguntó, cuando arrancó el intervalo "Ya terminooó?". Otra, que hablaba con un flaco que le explicaba no sé qué, y le dijo "También está la película de esto", y la mina respondió con un "Ah sí?". A ver, no es que una se ponga en exquisita y elitista, pero si no sabés más o menos de qué va el concepto del disco, cómo esperás entender lo que estás viendo? La conclusión a la que llego es que no entienden nada, y se quedan en "Uh, mirá, estrellaron un avión, largaron un chancho, tiraron abajo la pared".

Los inevitables comentarios (durante el show, o sea, ni siquiera lo escuchaban con atención) de "sabés la guita que se lleva este tipo de acá, no?". Pero pedazo de infradotado, estás mirando ARTE, y pensás en la guita? Prestame la ametralladora Roger, tengo que encargarme de unos asuntos por acá arriba.

Después de The Trial, ni bien tiraron la pared abajo, la gente se empezó a ir. SE IBAN. Antes de que termine el show! WTF?

Eso por no mencionar la vergüenza que me dio el comportamiento de la gente antes de que empiece el show. Resulta que nos habían dado unas máscaras, como si fuera una cara con la boca abierta. Antes de que empiece el show, salió a hablar una chica, explicando que iban a filmar cosas para el DVD de la gira, y que nos iban a pedir que hiciéramos un par de juegos con las máscaras. Nada, era ponerse las máscaras, mirar al frente y quedarse quietos, saltar un poco, cosas así. No sé por qué, la empezaron a silbar, no se quedaban quietos ni callados para que filmen, y en un momento se pusieron a gritar "el que no salta es un inglés". Pero la puta madre que los parió, a quién se piensan que fueron a ver? A un bandoneonista filipino? Y dónde se piensan que están, un partido de futbol, Argentina vs Inglaterra? La masa es, ciertamente, estúpida. Muy estúpida. Me da vergüenza ser de este país cuando pasan estas cosas.


En fin, más allá de lo desagradable de la gente ayer, fue una experiencia increíble. Gracias Roger.

19 de marzo de 2012

Delicias de la profesión contable. Hoy: la AFIP

Hace rato ya que venía planeando inaugurar un nuevo segmento en el blog, algo así como "La contadorita que dio el mal paso", para contarles (porque soy Contadora, cuack!) algunas de las situaciones con las que los trabajadores de la partida doble nos encontramos día a día.

El tema de hoy es la AFIP. La fucking Administración Federal de Ingresos Públicos. Yo no solía ir para nada a la AFIP, pero por una serie de despidos en mi lugar de trabajo, sumado al hecho de que soy apoderada de un par de empresas (no es como un cargo, es como ser la chica de los trámites de una empresa en particular...), en estos últimos tiempos he tenido que ir varias veces.

Sucede que, a partir de principios de febrero, de acuerdo a la Resolución General número nomeacuerdocuál, el horario de trabajo de los empleados de la Agencia cambió; siempre se rascaron las pelotas, quiero decir, trabajaron de 8 a 16 hs, con atención al público hasta las 14 hs. El nuevo horario, sin embargo, les indica entrada a las 10 y salida a las 18 hs, con atención al público durante todo el día. 

Y entonces, empezaron a aparecer carteles como este:


(Echegaray es el administrador de la AFIP, por si tienen el gusto de no conocerlo)

Yo entiendo que es una porquería que te cambien el horario de trabajo de un día para el otro, porque al gordo le pintó. Que tenés chicos y se te complica con el colegio o la niñera, que te perdés la novela de la tarde y el té de las five o' clock. Que, simplemente, te rompe las pelotas modificar tu rutina.

En un primer momento, estuve considerando la posibilidad de apoyar su reclamo mandando un mail al Consejo, o a la dirección que ellos ofrecían. Hasta que empecé a ir a la AFIP, a la agencia de calle 50, más precisamente. Y vi cómo trabajaban, O más bien, cómo NO trabajaban. 

AFIP abría a las 10? A las 10.30 empezaba la primer "Asamblea" del día, hasta las 12, más o menos. Ahí se iban a almorzar, y dejaban a alguien en los boxes de atención al público (6 boxes, una sola persona atendiendo; el promedio de espera era una horita, tranquilos). A las 14 empezaba la siguiente asamblea, y "no, la verdad ni idea a qué hora vamos a terminar... venite mañana".

He tenido que subir al 1er piso a presentar una boludez, y que haya una sola persona atendiendo (cuando en ese piso, normalmente, hay 6 o 7). He subido al 3ro, hoy sin ir más lejos, y esperé 35 minutos para que una mina me visara unos papeles. Mientras esperaba, pude observar cómo la susodicha se tomaba un té con mucha tranquilidad, y charlaba de vaya uno a saber qué con su compañera de escritorio (luego de lo cual, claro, tuve que hacer sellar todo en los boxes y me comí poco más de media hora, y eso gracias a que se dignaron a atender dos personas, en vez del solitario habitual).

Yo pregunto: así esperan que la gente se solidarice con ustedes? Tratándonos como el orto, haciéndonos perder un tiempo excesivo, que muchos de nosotros no tenemos, porque tenemos que volver a nuestros trabajos?

Saben qué? Háganse un tatuaje en donde no les da el sol con un sello fechador de mesa de entradas. 

Y púdranse ahí adentro hasta las 6 de la tarde.

1 de marzo de 2012

Todos los caminos conducen al viernes

Hace tiempo vengo notando un fenómeno particular alrededor del día viernes, sobre todo en el campo de las redes sociales: absolutamente TODO es puesto en función del viernes, y abundan tweets y estados de Facebook del estilo: "Qué ganas de que sea viernes...", "Qué poco falta para el viernes!", "AL FIN VIERRRNESSSSSS!!!!!", "Fuck, qué rápido pasó el viernes :( ", "Falta mucho para el viernes???", y vuelta a empezar.

Este comportamiento es exhibido no sólo por las personas, sino también por las marcas (o los community managers de las marcas, supongo), que parecen hacerse eco del amor al viernes que tienen sus clientes y seguidores.

A mí también me gusta el viernes, y ciertamente me alegra su llegada porque significa que voy a proceder a rascarme soberanamente y dormir como marmota durante un par de días; incluso estoy segura de que me he despachado con algún que otro "Al fin viernes!" en Facebook. Pero ese "culto al viernes" ya  me rompe un poco las pelotas. Se ponen más monotemáticos que yo con los zapatos!! 

Vamos a llegar a un punto en el que los días de la semana van a dejar de llamarse por sus nombres, para pasar a ser una función del viernes:

Días de la semana → f(viernes)
en donde 
Jueves = Viernes – 1
Miércoles = Viernes – 2
Martes = Viernes – 3
Lunes = Viernes – 4
Domingo = Viernes – 5
Sábado = Viernes – 6

Más allá del chiste, y de los pésimos usos que se le dan a los signos de puntuación cuando de viernes se trata... si van a vivir toda la semana deseando que pase rápido y llegue pronto el viernes, algo anda un poco mal con el resto de los días de sus semanas. No digo que hay que festejar que llegó el lunes, ponele, pero se podrían hacer cosas copadas también en otros días. Y esto me lo estoy diciendo a mí misma también (pero porque no hago cosas copadas durante la semana, ni tampoco los viernes, lately)

Sale martes de after office? Miércoles de merienda? Jueves de tramp... no, eso mejor no :P