8 de julio de 2012

Vacaciones 2012 en la Riviera Maya (part II)

25 de mayo

Después de desayunar, me puse en modo "Indiana Jones" (sombrero incluido!) y me pasaron a buscar para ir de excursión. La primer parada fue el sitio arqueológico de Tulum, una ciudad maya construida en un acantilado frente al mar. Es una hermosura. Y hacía un calor infame :P

Teníamos un guía que nos iba explicando qué era cada edificio, y nos contaba un poco de la historia del lugar, y al final nos dieron un rato de tiempo libre para recorrer el acantilado o lo que quisiéramos. El guía me enseñó a alimentar a las iguanas con flores rojas! Como extra, y nada que ver con la cultura maya, me enteré de que el 25 de mayo es el día del Contador en México. Feliz día para mí!

Templo del dios del viento, en la ciudad maya de Tulum

Desde ahí, y luego de un rato de viaje y el almuerzo, fuimos a Cobá, otro sitio arqueológico. Cobá también fue una ciudad maya y, a diferencia de Tulum, o Chichen Itza, no está completamente "desenterrada": está rodeada de árboles y aún medio escondida. No tiene tantos visitantes como otros sitios arqueológicos, y es por eso que aún permiten subir a su pirámide principal, aunque eso se acaba a fin de año (ya se está desgastando mucho con tanta gente que sube). Yo, para no colaborar con su destrucción, decidí no subir. Vértigo? Nooo psss, para nada, vértigo yo? (mmmbueh, tal vez subí 10 escalones y me dio mucho vértigo y no pude subir...)

Pirámide de Nohoch Mul en Cobá

Ya de vuelta en el hotel, a la tarde, caipi + room service en el balcón de la habitación, para descansar de mi agitada tarde de aventuras (?).

La cena fue en Terrace, el restó español, que fue mi preferido del hotel. Es una terraza al aire libre que da al cenote, muy bien ambientado y con música chill out, y los platos y postres son excelentes.

Life's good...

26 de mayo

De nuevo me levanté súper temprano para desayunar e irme a la playa a primera hora. Durante la mañana pasé más tiempo adentro del mar que afuera, y también aproveché para hacerme un scrub de pies con arena en la orilla del mar. En fin, esas cosas que una hace cuando está a chorromil kilómetros de su lugar de origen, sola y sin importarle nada ni lo más mínimo. A propósito de lo cual: a esta altura de las vacaciones, ya me estaba felicitando por haber viajado sola; hacía lo que quería, a la hora que quería, no tenía que coordinar nada con nadie... no sé cómo demoré tanto tiempo en viajar solo conmigo :P

Al mediodía hice aqua gym en la pileta, que no sé si sirvió mucho como actividad física (porque menos coordinación que yo...), pero fue super divertido. Y claro, después de semejante desgaste (?) fue hora de almorzar mi club sandwich favorito en Sorrento.

Volví a la habitación para refrescarme mientras el sol estuviera muy alto, pero al volver a la playa, oh sorpresa, se había nublado todo; igual me quedé leyendo, y más tarde merendé en el snack bar; para ese entonces ya se empezaban a escuchar algunos truenos, así que volví a la habitación justo cuando se largó a llover.

Como todavía era temprano, aproveché para descargar las fotos que había sacado hasta el momento y Skypear con #madre y Anis.

Más tarde cené en Toscana, el restaurant italiano. La comida muy rica, pero el lugar no era tan lindo como Terrace (ninguno era tan lindo como Terrace :P). Ahí me enteré por uno de los mozos que la lluvia que estábamos teniendo era el coletazo de un huracán en el Pacífico, y me puse a rezarle a todas las deidades mayas para que se llevaran la tormenta...

27 de mayo

Arranqué el día saliendo bien temprano para la excursión a Chichen Itza (la que más esperaba). En la combi enseguida me puse a charlar con una parejita de chilenos súper simpáticos, y con Salvador, nuestro conductor  (yo no soy de sacar conversación con desconocidos, pero si empiezan ellos, me prendo enseguida :P). También había un grupo de españoles que eran un cago de risa. La mitad del camino llovió mal, pero MAL. No se veía un metro para adelante. Pero una vez que empezamos a dejar la costa atrás, la lluvia paró (menos mal! Mojarme no me hubiera importado, pero irme de Chichen Itza sin poder sacar ni una foto hubiera sido terrible).

El lugar es muy grande, lleno de construcciones, y El Castillo es imponente. Me emocionó estar parada ahí, viéndolo.

El Castillo (Templo de Kukulcán) 

El Observatorio

Auténtico sacbé maya, y detalle de cabeza de serpiente en El Castillo 

También había muchos puestitos de venta de artesanías y cosas autóctonas (?) y, como se imaginarán, me compré de todo (incluyendo un ajedrez de obsidiana, y eso que no sé jugar al ajedrez...)

Después de recorrer Chichen Itza, hicimos un almuerzo tardío y nos fuimos para el cenote de Ik-Kil. Dí de una vuelta por ahí, y me quedé charlando con Salvador (los guías y conductores siempre tienen un montón de cosas interesantes para contar!), y a eso de las 4.30 emprendimos la vuelta.

Cenote de Ik-Kil

Hicimos una parada técnica en Valladolid, así que aprovechamos para dar una vuelta a la plaza, y ya después partimos (el viaje es bastante largo, y más aún para la gente que se alojaba en Playa del Carmen y en Cancún).

Llegué al hotel ya de noche, muerta de cansancio, así que mientras esperaba al room service me di una ducha, y zzzzz.


Continuará...

7 comentarios:

  1. Qué sufrimiento, qué mallll que la pasás, eh! ;)

    ResponderEliminar
  2. yo me pregunto, donde vas te encontras un grupo de chilenos simpaticos vos?


    (no es lo unico q me quedo de la narracion pero si lo que mas me quedo xD)

    ResponderEliminar
  3. Hola Lucía.
    Se te gustas tanto la aventura debes ir a conocer la Chapada Diamantina en Bahía, Brasil. Un lugar mágico!
    Soy brasileño pero vivo en México. Me encantó tus lineas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luiz!
      De Brasil sólo conozco Florianópolis, y me gustó mucho, me encantaría recorrer más! Un saludo!

      Eliminar
  4. ay dios, me encantaría nadar en un cenote!!! este año voy a brasil, me tomo un avion internacional por primera vez en mi vida, tengo una emocion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también fui a Brasil la primera vez que volé... at all! EL despegue es lo más. Que disfrutes Brasiuuuu!

      Eliminar

Speak now, or forever hold your peace...