30 de agosto de 2012

Freeeeedooooom!! (Bueno, casi)

Por esta época se cumplen unos tres años desde que empecé mi tratamiento de ortodoncia, cosa que debería haber hecho mucho, muchísimo antes (digamos, 10 años antes, por lo menos...) pero que, por esas cosas de la vida (y de que una era un poco retobada cuando era pendeja) no hice.

Hace tiempo, les contaba en este post sobre "La Sádica", como le digo a mi ortodoncista (apodo que se ganó en muy buena ley...).

Quien haya tenido, lo sabe: los tratamientos de ortodoncia son la mismísima muerte (exagerate algo...); en todo este tiempo, acumulé una cantidad increíble de horas en el sillón de la dentista. El primer año y medio fui prácticamente una vez por semana a poner la boca y la paciencia a prueba, y eso sin contar las visitas no programadas que tenía que hacer cada vez que se me despegaba un bracket (tip: no coman Toblerone si usan ortodoncia fija, o háganlo el día anterior al turno, así aprovechan :P).

En mi caso particular, los brackets estaban puestos por detrás de los dientes, cosa que si bien es muchísimo más estética, también es muchísimo más pain in the ass. Duelen más, se salen más, son más caros, son más difíciles de trabajar, y ni empecemos a hablar del tema de la higiene... hace tres años que tengo dos juegos de 3 cepillos de dientes especiales (uno en casa y uno en la oficina), geles con flúor, colutorios y enjuagues con agua oxigenada... 

Pero al fin, AL FIN! estamos llegando al final del camino ortodóntico (??): hace un par de semanas me sacaron todos los brackets de abajo, y ayer todos los de arriba!!! Por supuesto que todavía queda el tema de la contención (unos alambrecitos de mierda que ni se ven, ni se sienten! Cuando la Sádica me preguntó "te molesta?", me daban ganas de decirle: BITCH, PLEASE! Después de todo lo que soporté, esto es la nada misma!) y de algunos detalles menores. Pero lo cierto es que ya estoy terminando, y que cada día que pasa me acerca más al momento que tanto esperé durante todo el tratamiento: bajarme una bolsa entera de caramelos "palito de la selva"!

Mirá cómo te sonrío para las fotos, ahora

28 de agosto de 2012

FancyBox, reloaded (?)

Tal y como habían prometido desde FancyBox, llegó la caja "resarcitoria": mandaron la caja de agosto, sin costo alguno, a todas las que pedimos la de junio y sufrimos demoras y percances en la entrega (mi experiencia fue relatada en este post).

La entrega: el periodo de entrega estaba pactado para la semana del lunes 27 (ayer) al próximo viernes 31 de agosto. Mi caja llegó hace un par de horas, súper a tiempo. Punto para Fancy.

El contenido: las marcas "de lujo" siguen brillando por su ausencia en las cajitas, pero creo que a esta altura ya nadie espera abrir una fancyBox y encontrarse con un cuarteto Ombre Absolue de Lancôme, verdad? Dicho esto, el contenido me resultó un poco más interesante que el de la caja de junio.

Da Box

Mi caja trajo cuatro productos, todos "made in Argentina" (y no digo esto despreciativamente, sino a título informativo):

1. Body Splash de Universo Garden Angels:
es de 100 ml, aroma "Pink grapefruit". Si bien a primera olida no me gustó mucho, lo probé y no es feo; para usar después de la ducha un día de verano caluroso, anda (siempre y cuando no tenga que salir). Es un gran candidato a ser afanado por mi señorita hermana Anis, quien gusta de este tipo de cosas.

2. Crema para peinar, sin enjuague, para cabellos teñidos, de Fidelité:
es de 250 ml. No conozco la marca, pero eso no dice mucho, no soy una gran conocedora de marcas de cosmética capilar. Tiene rico olor, y me viene bien que sea para cabellos teñidos, ya que yo me tiño (y ya no por el gusto de cambiar de color, qué tristeza...). Aunque normalmente no necesito cremas para peinar (mi pelo se peina solo!), la voy a probar!

3. Emulsión ordeñe regeneradora de Bioesencia:
es de 60 ml. Tampoco conozco la marca, pero probé la crema en el dorso de la mano y me dejó la piel muy suave. Tiene olor a caramelos de miel (?). Voy a probarla en donde la piel necesite más "regeneración" (ni pienso enumerar esos spots, no da para el incendio público) y después les cuento (aunque es muy probable que me olvide de contarles :P)

4. Crema humectante de María Vazquez:
es de 60 gr, y no hay fuerza en el universo que me haga probar esta crema en la cara. La probé en el dorso de la mano y es puro perfume. No cazo mucho de ingredientes, pero "alcohol, glycol" y otros oles me indican mantener mi cara bien lejos de este potecito. No tengo idea si es de María Vazquez la modelo, la marca de ropa (la marca de ropa es de la modelo? Nunca supe xD) o de otra María Vazquez, but even so: salvo que alguien diga que la quiere, va a parar derechito al tacho de basura.


All in all, gracias FancyBox por la gentileza, pero no voy a volver a pedir la caja. Ni ésta, ni ninguna de las otras beauty boxes que andan dando vueltas por ahí, en realidad. Prefiero ir a la perfumería y gastarme el dinero que sale la caja en un solo producto, en vez de cuatro o cinco, pero que sea de mi elección y acorde a mis gustos y necesidades. 

20 de agosto de 2012

La vida en El Cuartelito. Hoy: la alarma contra incendios

Qué tienen en común un incendio dantesco y las tostadas quemadas de mi vecino del 3ro A? Que ambas cosas hacen que se active la alarma de incendios de mi edificio, como bien descubrí hace un rato.

Estaba yo terminando de limpiar a fondo (porque eso de "una repasadita" nunca lo pude lograr) cuando de repente empiezo a escuchar un ruido extraño, como un pitido por un lado, y algo que parecía un compresor gigante por el otro, al mismo tiempo que empezaba a salir aire, muy fuerte, de uno de los agujeros del techo por donde salen las lamparitas (que aún carece de la lámpara, dado que no he tenido tiempo de ir a comprarlas, qué se le va a hacer). Mi primera reacción fue: qué carajo es eso? Y por qué está tirando mugre en mi piso recién trapeado?

Las ideas más pelotudas cruzaron por mi cabeza: "tengo calefacción central y no me había dado cuenta", "están limpiando algo en el edificio", "es una hidrolavadora (?)" y un par más. Claro que "Carajo, es la alarma contra incendios!" nunca se me ocurrió. 

Como el ruido me molestaba un poco, y el hecho de que no dejaba de salir mugre por el agujero del techo me molestaba mucho más, salí así como estaba a tratar de investigar. Y quiero tomarme un momento para describirles el "así como estaba": babuchas y musculosa negra, camperita cortita y chotísima roja, medias blancas, guantes Mapa color naranja y el pelo impresentablemente semi-recogido. ME TOMÉ EL ASCENSOR, como buena pelotuda inconsciente que soy, y ahí ya me dio un poco de cagazo, porque el ruido se escuchaba muy fuerte. Llegué a la planta baja y vi la luz de FIRE de la alama destellando, al tiempo que el ruido se hacía ensordecedor. Me infarté unas tres veces del cagazo, calculo, y subí corriendo por la escalera hasta mi piso, que es el 4to, pensando que en cualquier momento iba a ver humo saliendo de algún lado.

Me llamó la atención no escuchar gente, ni ver a nadie salir corriendo; la única loca por ahí, descalza y con guantes Mapa, era yo. Entonces, ya bastante en pánico, llamé al encargado, diciéndole que la alarma se había encendido, pero que no veía humo ni gente por ningún lado, y preguntándole si en el edificio se hacían simulacros de incendio (?), a lo cual el tipo se me cagó de risa, y me dijo que no; pero que ya iba para el edificio a apagarla.

Sin atinar a hacer nada inteligente (como ponerme un par de zapatillas, y agarrar el teléfono y los documentos, por ejemplo), bajé al 3ro, porque me pareció sentir un olor raro. La puerta del A estaba entreabierta, y vi a un señor mayor; entonces, cual película, me asomo un poco histérica y le digo, tal vez gritando un poco más de lo que hubiera querido: "SEÑOR, ESTÁ BIEN?!". El tipo me mira como pensando que había entrado una chiflada al edificio, y me dice: "Sí, no pasa nada, se me quemaron las tostadas" (y no es que la alarma del edificio salte por cualquier cosa... el tipo había dejado DOS HORAS las tostadas quemándose...)

Hicimos las presentaciones de rigor, ya cagándonos de risa (yo de la situación, y el tipo, supongo, de mi look de loca) y me volví al depto, a sacarme los guantes y tomarme un té para calmarme. Ah, y a barrer la mugre que había salido de dios sabe dónde.

Por supuesto que ni bien termine de escribir esto, voy a diseñar un plan de escape en caso de emergencias, teniendo siempre lista una mochila con mis documentos y papeles importantes, un backup de la info de la compu y cosas así. Al menos, si pasa algo, ya sé cómo suena la alarma contra incendios...

14 de agosto de 2012

Mudanza!

Bueno, lo hice: me mudé de casa! Hasta hace un par de semanas, aún vivía en la casa en la que nací, con mis señores padres. Yo no quería irme, ellos no querían que me fuera, y así se fueron estirando los tiempos, hasta que volví de México con la decisión tomada: empezar a buscar departamento.

Después de un mes y pico de búsqueda (que incluyó la frustración de un depto que me encantaba y supuestamente iba a desocuparse, pero nunca se desocupó; y otro depto que hasta llegué a reservar, pero el dueño se echó atrás y no lo pude alquilar), encontré mi nueva casa, AKA "El Cuartelito" (lo de Cuartelito viene derivado de mi casa, más bien de la casa de mis viejos, a la que siempre le dijimos "El Cuartel General", porque fue punto de reunión para todo evento, previa de salidas, meriendas o lo que fuere.)

Hubiera querido escribir sobre las odiseas que pasé para que me dieran la luz y el gas, pero... estaba ocupada solucionando esos temas, y empacando, así que pasó, y ahora no viene al caso el relato. Basta con decir que firmé el contrato el 21 de julio, y me mudé el 4 de agosto.

Previo a la mudanza definitiva (es decir, cuando llegó la cama y pude dormir acá finalmente), hubo varios días de traslado de pertenencias de mi vieja casa a mi nueva casa; tarea que no fue fácil porque, además de todas las cosas que tengo, tenía muchas compradas "para cuando me mude". Y cuando les digo muchas, me refiero a, por ejemplo, siete toallones, otras tantas toallas, un juego completo de ollas y sartenes de todos los tamaños, tuppers, vasos y copas que sumaban 26 piezas, vajilla, cubiertos...) cómo explicarles... lo único que me tuve que comprar después de mudada fue un pelapapas, porque el que ya tenía tuvo un accidente. El resto, tenía todo lo que necesitaba. Y más, bastaaantes pelotudeces más.

La mitad de la mudanza tuvo lugar el sábado 28 de julio. Vinieron la mitad de mis cajas, me trajeron la heladera y el lavarropas que me había comprado, y me conectaron el gas. Mención especial a mi amigo Juani, que me conectó portalámparas, y también el lavarropas, y yo le preparé un café que tenía cositas negras provenientes de la pava (ooops, me olvidé de lavarla antes :P). Paz también vino a ayudar, pero a ella le di mate, y estaba bueno. La mitad de la limpieza también tuvo lugar ese día: placard, bajomesada y alacenas, baño (el depto es nuevo, pero tenía una mugre inexplicable!)

A mediados de la semana siguiente, me dieron la luz, pero el clima lluvioso no ayudaba para mudarse... el viernes 3 de agosto traje casi todas las cajas y valijas que me faltaban, una vez más con la ayudade Juani, quien no se intoxicó con el café con aditivos que le preparé, por suerte. Y que tampoco me dijo que soy una rompepelotas infame, demostrando lo buen amigo que es (porque, honestly, me lo merecía :P).

Dejé el placard y la cocina completamente acomodados y volví a dormir a casa, jurando que al día siguiente, así cayera el segundo diluvio universal, me mudaba. Y eso hice, sin el diluvio por suerte, pero con un clima del orto de todos modos. Con la cama y un par de cosas más ya instaladas (y el wi fi conectado, ni hablar!), estaba lista para mi primer día de independencia. Que pasé, por supuesto, limpiando como una poseída. Again, no sé cómo estaba tan sucio el lugar! 

Pasó la primer semana, en la que todo, absolutamente todo era una novedad, y todo me gustaba. Siempre pensé que cuando me fuera de casa no iba a pasarlo bien durante el primer tiempo. Pues no. Lo estoy pasando de maravillas! Hay ruido o silencio según mis ganas, y eso es lo mejor de todo. Lo peor es cocinar  (aunque #madre me surtió el freezer con tres bandejas de milanesas y salsa bolognesa. I love you, Cata).

Lo que más se hizo desear fueron la mesa y las sillas, que llegaron recién ayer; así que me pasé varios días comiendo en la mesadita de la cocina (y no me vengan con que hubiera comido en la cama. No me gusta comer en la cama!)

Así que así estamos, descubriendo cosas nuevas todo el tiempo, como por ejemplo, que el secado del lavarropas tarda como dos horas, pero te deja las toallas divinísimas de secas y suavecitas :P

Sin más preámbulos, unas fotos de presentación del Cuartelito. Work in progress, porque aún me falta que me entreguen un par de muebles, las cortinas, y tengo que comprar el sillón y el aire acondicionado.

 Zzzzz

 Baño & cocina

 El living comedor, pelado

Llegó la mesa!

2 de agosto de 2012

And the Versatile Blogger Award goes to...

... me! :P

He aquí que Vix, de Le Monde Esthétique (bueh, y de vaaarios blogs más, pero si me pongo a listarlos todos se hace largo el post :P ), le otorgó a este blog el Versatile Blogger Award. 

Ta daaaaa!

Muchas gracias Vix, este blog lo merece: se adapta a cualquier pelotudez de la que se me ocurra hablar :P

Para completar, yo tendría que darle el premio a diez blogs más, y luego confesar siete cosas sobre mí. Pero como no sigo tantos blogs a los que se lo pueda otorgar (es decir, no se lo voy a andar dando a Red Carpet Fashion Awards, o a Shoerazzi, no creo que me den mucha bola), hago espejito rebotín y se lo doy a Vix, pero como blogger, porque ella sí que es una versatile blogger (y, con 6 o 7 blogs, tenés que ser versátil, jajaja)

En cuanto a mí, a ver...

1. Bajo ningún punto de vista, jamás de los jamases, me peino a la mañana. Si me levanté con el pelo bien, joya. Si no, así es la vida. Yo no-me-peino.

2. Hace tres años que no pruebo un caramelo masticable. Estoy planeando liquidar una bolsa de 1kg de palitos de la selva (si es que aún existen) el mismo día en que me saquen la ortodoncia.

3. A mi entender, todo el mundo tiende mal la cama, excepto yo. Si algún día vienen a dormir a casa, y me tienden la cama a modo de atención, tengan por seguro que ni bien se vayan, la desarmaré para volverla a hacer 

4. Me tomo el té con la cucharita adentro de la taza. Me he picado el ojo varias veces, pero eso no me ha hecho escarmentar.

5. Tengo un pantalón pijama de Homero Simpson. Es azul eléctrico, con círculos con la cara de Homero all over #HolaChicos

6. Me fascinan las ferreterías. Miro las vidrieras de las ferreterías...

7. He pasado horas, literalmente, navegando por heels.com y zappos.com, aún sabiendo que no puedo comprar nada porque no hacen envíos internacionales. Pero con esto no estoy sorprendiendo a nadie, no?

Eso es todo por ahora; muy pronto volveré con novedades! (Me hago la misteriosa, pero la mitad de los que me leen ya saben de lo que estoy hablando :P)