14 de agosto de 2012

Mudanza!

Bueno, lo hice: me mudé de casa! Hasta hace un par de semanas, aún vivía en la casa en la que nací, con mis señores padres. Yo no quería irme, ellos no querían que me fuera, y así se fueron estirando los tiempos, hasta que volví de México con la decisión tomada: empezar a buscar departamento.

Después de un mes y pico de búsqueda (que incluyó la frustración de un depto que me encantaba y supuestamente iba a desocuparse, pero nunca se desocupó; y otro depto que hasta llegué a reservar, pero el dueño se echó atrás y no lo pude alquilar), encontré mi nueva casa, AKA "El Cuartelito" (lo de Cuartelito viene derivado de mi casa, más bien de la casa de mis viejos, a la que siempre le dijimos "El Cuartel General", porque fue punto de reunión para todo evento, previa de salidas, meriendas o lo que fuere.)

Hubiera querido escribir sobre las odiseas que pasé para que me dieran la luz y el gas, pero... estaba ocupada solucionando esos temas, y empacando, así que pasó, y ahora no viene al caso el relato. Basta con decir que firmé el contrato el 21 de julio, y me mudé el 4 de agosto.

Previo a la mudanza definitiva (es decir, cuando llegó la cama y pude dormir acá finalmente), hubo varios días de traslado de pertenencias de mi vieja casa a mi nueva casa; tarea que no fue fácil porque, además de todas las cosas que tengo, tenía muchas compradas "para cuando me mude". Y cuando les digo muchas, me refiero a, por ejemplo, siete toallones, otras tantas toallas, un juego completo de ollas y sartenes de todos los tamaños, tuppers, vasos y copas que sumaban 26 piezas, vajilla, cubiertos...) cómo explicarles... lo único que me tuve que comprar después de mudada fue un pelapapas, porque el que ya tenía tuvo un accidente. El resto, tenía todo lo que necesitaba. Y más, bastaaantes pelotudeces más.

La mitad de la mudanza tuvo lugar el sábado 28 de julio. Vinieron la mitad de mis cajas, me trajeron la heladera y el lavarropas que me había comprado, y me conectaron el gas. Mención especial a mi amigo Juani, que me conectó portalámparas, y también el lavarropas, y yo le preparé un café que tenía cositas negras provenientes de la pava (ooops, me olvidé de lavarla antes :P). Paz también vino a ayudar, pero a ella le di mate, y estaba bueno. La mitad de la limpieza también tuvo lugar ese día: placard, bajomesada y alacenas, baño (el depto es nuevo, pero tenía una mugre inexplicable!)

A mediados de la semana siguiente, me dieron la luz, pero el clima lluvioso no ayudaba para mudarse... el viernes 3 de agosto traje casi todas las cajas y valijas que me faltaban, una vez más con la ayudade Juani, quien no se intoxicó con el café con aditivos que le preparé, por suerte. Y que tampoco me dijo que soy una rompepelotas infame, demostrando lo buen amigo que es (porque, honestly, me lo merecía :P).

Dejé el placard y la cocina completamente acomodados y volví a dormir a casa, jurando que al día siguiente, así cayera el segundo diluvio universal, me mudaba. Y eso hice, sin el diluvio por suerte, pero con un clima del orto de todos modos. Con la cama y un par de cosas más ya instaladas (y el wi fi conectado, ni hablar!), estaba lista para mi primer día de independencia. Que pasé, por supuesto, limpiando como una poseída. Again, no sé cómo estaba tan sucio el lugar! 

Pasó la primer semana, en la que todo, absolutamente todo era una novedad, y todo me gustaba. Siempre pensé que cuando me fuera de casa no iba a pasarlo bien durante el primer tiempo. Pues no. Lo estoy pasando de maravillas! Hay ruido o silencio según mis ganas, y eso es lo mejor de todo. Lo peor es cocinar  (aunque #madre me surtió el freezer con tres bandejas de milanesas y salsa bolognesa. I love you, Cata).

Lo que más se hizo desear fueron la mesa y las sillas, que llegaron recién ayer; así que me pasé varios días comiendo en la mesadita de la cocina (y no me vengan con que hubiera comido en la cama. No me gusta comer en la cama!)

Así que así estamos, descubriendo cosas nuevas todo el tiempo, como por ejemplo, que el secado del lavarropas tarda como dos horas, pero te deja las toallas divinísimas de secas y suavecitas :P

Sin más preámbulos, unas fotos de presentación del Cuartelito. Work in progress, porque aún me falta que me entreguen un par de muebles, las cortinas, y tengo que comprar el sillón y el aire acondicionado.

 Zzzzz

 Baño & cocina

 El living comedor, pelado

Llegó la mesa!

4 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah
    te quedó tan lindo, lulai...
    la luz en esa cocina, pordiossssss

    ya se que lo estas disfrutando chanchamente, pero va de nuevo: enjoy! ya ire a manguearte un té contaminado, pronto.

    PS: i want one for me! *shora desconsolada*

    ResponderEliminar
  2. Qué emoción! Se ve hermoso el depto!! :)

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida a la esclavitud de la independencia!!!! jajaajajaj. Esta divino Lulaina!!! Besitos!
    Sol.

    ResponderEliminar
  4. Gracias chicas! Ya agregaré fotos, a medida que vaya agregando muebles jajaja

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...