9 de diciembre de 2012

Harry Potter y los grandes WTF de Warner Bros.

Las adaptaciones de libros al cine suelen decepcionarme muchísimo si leí el libro antes de ver la película. Hay algunas honrosas excepciones, pero son muy, muy pocas, a mi gusto.

Cuando empecé a leer los libros de Harry Potter (alrededor del año 2000, porque ya había salido hasta el cuarto inclusive), Warner Bros. ya había comprado los derechos para hacer las adaptaciones (bueno, las masacres del libro) cinematográficas. Los libros me venían gustando mucho, y me imaginé que las películas nunca iban a estar a la altura de las circunstancias, pero igualmente fui al cine cuando se estrenó la primera. La decepción fue inmensa. Es obvio que no van a poder meter un libro entero en una película de un par de horas, pero... lo que sí entra en la película, por qué carajos lo tienen que cambiar tanto, cuando no hay necesidad? 

Recuerdo que salí del cine indignada, y dije "Ni en pedo voy a ver el resto de las películas de la serie, cuando salgan!". Un año después, obviamente, fui al estreno de la segunda. Y después, al estreno de la tercera. Y de la cuarta, y de la quinta. Y las odié a todas, a cada una un poco más que la anterior (no, en realidad creo que la tercera fue la más lame de todas...). El cast, a excepción de Alan Rickman que personificó a Snape de manera soberbia, y Harry, Ron y Hermione, que safan, es horrendo. Actores de puta madre como Ralph Fiennes (Lord Voldemort), Maggie Smith (Minerva McGonagall) y Gary Oldman (Sirius Black) apestan en sus pepeles. Cada vez que salía del cine, me prometía que no iba a ver la siguiente. Y no lo cumplía, por supuesto.

Para ese entonces, ya habían salido los siete libros, uno mejor que el otro, en particular los últimos tres. Y, en vista de lo que habían hecho con la quinta película, ya me esperaba cagadas masivas para el final de la saga cinematográfica. 

Pero como a mí me encanta tirar la guita, pareciera, fui al estreno de la sexta y séptima películas también. La séptima es la primera parte del último libro, que desdoblaron en dos partes, y cuando salí de verla en el cine, dije más firmemente: "Ahora sí, por el honor, juro que no voy a venir al cine a ver la última película!". 

Y lo cumplí.

Pero un buen día, y porque se ve que me gusta sufrir, me la bajé. Y recién la miré. Creo que nunca exclamé tantas veces "Uh, cualquiera!!" como mientras miré esa película. Ni siquiera mirando Twilight, y con eso les digo todo.

Por qué, por qué hacen esos horrores? Por qué agarrar un libro con una historia maravillosa, interesante y bien escrita, y arruinarlo así?

Estoy indignada.

Imposible hacer una lista de todos los horrores de esa película, pero acá van un par, de muestra:

Primero, durante todos los libros (y también lo mencionan en las películas) se dice que Harry es igual a James, excepto por los ojos, que son verdes, iguales a los de Lily. Pues bien, al menos fueron coherentes en una cosa: son igual de cambiantes...

Baby Harry y Lily, de pequeña. Y los ojos verdes?

 Ah, ahí están xD

Y segundo... en el epílogo del libro no decía nada sobre Harry haciéndose cirugía estética para corregir la cicatriz. De hecho dice, y cito: "As Harry looked at her, he lowered his hand absentmindedly and touched the lightning scar on his forehead". Sin embargo...

Dafuq, Harry?

En fin, un horror. Y yo no escarmiento más. 

Creo que voy a releer (por vez n° 7 millones) mi copia de Harry Potter and the Deathly Hallows, para sacarme la horrible sensación que me dejó esa película.

1 comentario:

  1. ES muy decepcionante cuando nuestra mente creo tanto para q luego nuestros ojos se qden con tan poco...me paso con el funeral del director ((al final de la 6)) semejante descripcion para q directamente ni aparezca.
    Mi favorito es el 5...amo a Sirius

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...