19 de noviembre de 2013

De excursión en mi ciudad

Hace poco más de una semana salí a caminar por mi barrio, sin mucha idea fija y con la cámara de fotos en la mochila (cosas, todas ellas, que rara vez hago). Así llegue hasta Plaza Moreno, frente a la cual está la Catedral. 

Desde que la completaron, en 1999 (le agregaron las dos ¿torres?, y un montón de Weeping Angels* por todos lados), cuenta con un mirador al que siempre tuve ganas de ir, pero por una cosa u otra, nunca lo había hecho. Así que, ya que estaba ahí, decidí investigar. 

Entrando por la cafetería, se accede al museo, tienda de souvenirs (your own personal Jesus...) y escritorio de la señora simpaticona que te da las indicaciones: previo pago de $25, uno puede acceder al museo, a la cripta y al ascensor al mirador (las subidas son en horarios programados).

Yo llegué 14.30, y la siguiente subida era en una hora, así que fui a conocer el museo y cripta. Son, básicamente, las catacumbas de la Catedral; y creo que jamás en mi vida estuve en un lugar más creepy que ese. Frío, oscuro, lleno de estatuitas de vírgenes, jesuses, vestimentas de curas y otras cosas que no me caen muy en gracia (yo visito la Catedral como punto turístico, y porque es linda. No tengo el más mínimo interés en la religión. De hecho, me choca la religión). En un momento, le dieron play al CD "Grandes éxitos de órgano de iglesia de 1542" y casi salgo corriendo del cagazo que me pegué.

Pero, reuniendo valentía, logré hacer el recorrido. Y de paso, me detuve un momento frente a la foto de Monseñor Plaza para vocalizar una sonora y elaborada puteada hacia su persona.

Desde la entrada, ves esto. Si seguís, es porque sos guapo (?)

El underground de la Catedral.

Asumo que son cosas que sobraron de la remodelación, y las tiraron por ahí abajo.
Había por todos lados.

Proyecto original de la Catedral. El revoque, te lo debo. 
Igual, mejor; queda más linda con los ladrillos a la vista


Campanas viejas.

Un ¿piano? ¿órgano? Un coso musical. Viejo.

Gárgolas de yeso, for show. Me recordaron al Jorobado, de Disney xD

La cripta. Ahí están Dardo Rocha (el fundador) y su esposa. Creepy! Y feo.

La recorrida al museo, fotos y puteada a Plaza me llevó media hora, con toda la furia; así que salí nuevamente a la luz del sol, entré y salí de la Catedral y saqué algunas fotos más. 





DON'T BLINK!*

Guarda que se te viene encima...

Finalmente, a las 15.30, pude subir al mirador, que tiene dos niveles: 42 metros, y 63 metros. Fue bastante decepcionante, porque los lugares son muy cerrados, y se puede mirar por ventanitas, pero no es la vista espectacular de la ciudad y su trazado que me había imaginado...

El Palacio Municipal, desde el nivel de 42mts.


Desde el nivel de 63 mts. A lo lejos se ve la destilería y el Río de La Plata.

La "Torre de María", en honor a la canción de Ricky Martin. Ah, no? xD
Ahí está el campanario.

Más Weeping Angels. Mamaaaaa.

Diagonal 74.

Gárgola.

En total, desde la subida hasta la vuelta a las catacumbas, son unos 20 minutos. Si quieren ir más tranquilos, a sacar fotos y que los dejen un rato más, es mejor ir un día de semana.

Y eso fue todo. Otro lugar de mi ciudad que puedo tachar de mi lista para conocer.

Btw, hoy la ciudad cumple 131 años desde su fundación. Happy birthday, La Plata City!


* referencia whovian. Quienes no sepan de qué estoy hablando, háganse el favor inmenso de ponerse a mirar Doctor Who.

15 de septiembre de 2013

Zac Posen Spring 2014 RTW

Recién anoche tuve tiempo (y ganas) de ponerme a curiosear un poco los desfiles de las semanas de la moda en las distintas ciudades en las que se estuvieron realizando. Obviamente, lo primero que hice fue buscar las colecciones que tuvieran "Louboutins for...", pero esos posts fueron a parar a mi otro blog (los pueden leer acá y acá).

Después empecé a seleccionar por diseñador, de los que más conozco y/o me gustan, y caí, inmediatamente, en el desfile de Zac Posen. No toda la colección me enloqueció, pero hay muchos vestidos divinos. Y uno, en particular, me hizo pegar un gritito y saltar de la silla, literalmente.

Mis elegidos:

Fit n' flare. El rojo es hermoso.

Blanco, en dos opciones de largo.

Etéreos. La altura que se necesita para estos...

Más blancos.

100% Zac Posen's silhouette.

El vestido del gritito y el salto en la silla. Enloquezco.

Here comes the bride. Con semejante vestido, el novio te queda a dos metros...

Fuente imágenes, y la colección completa: Vogue.

10 de septiembre de 2013

Y volvió, nomás

Desde que empezó toda esta onda de resucitar golosinas de antaño, lo único en lo que podía pensar era: que vuelva el Nussini, por favor!!

Ah, el Milka Nussini, esa oblea maravillosa, rellena con una pasta con sabor a avellana, que devoré sin miramientos en mi infancia... bueno, no recuerdo si en la infancia, exactamente, pero hace una pila de años, seguro.

Hasta que hace un par de días me crucé de casualidad con uno de los anuncios de Facebook que tiraba la noticia del año (bueno, gorda, pará):

#VuelveNussini

Vuelve Nussini? VUELVE NUSSINI!!!

Y, pese a la desilusión sufrida con la vuelta del alfajor Suchard, me volví loca de felicidad, y necesitaba uno ya, pero YA. Pero resulta que todo llega un poco más tarde a La Plata, y no lo había visto en los kioscos aún. 

Hasta que finalmente hoy, cuando bajé al kiosco de la oficina a comprarme una insípida barrita de cereal, lo vi: el ÚNICO que les quedaba. Poco faltó para que me tire encima del mostrador, al grito de "DAME ESE NUSSINI!!!"; pero me compuse, y tiré un modesto "me llevo este, también", como quien no quiere la cosa, mientras babeaba mentalmente.

Llegué a mi escritorio, saqué la foto de rigor para Whatssapearle a mi hermana (otra Nussini-lover), y lo abrí, mientras mi hermano pedía que le convide, y yo lo miraba como si me estuviera pidiendo que le done un riñón, o peor, porque riñones tenemos dos, pero Nussini había uno solo (igual, al final le convidé, porque la criaturita nunca llegó a probarlo, era muy pequeño cuando lo discontinuaron).

Como decía, lo abrí, y ahí nomás le hinqué el diente; veredicto: ES LA GLORIA MISMA. 

Es tan rico como lo recuerdo. O más correctamente: recuerdo que era riquísimo, y este que comí hoy estaba riquísimo también, así que prueba superada para el Nussini reloaded.

Ahora, hasta que resuciten los chocolatines Arcor, no paro.

Vayan sabiendo que, para mi cumpleaños, quiero que todo el mundo me regale Nussinis.

No, Milka no me paga.

15 de agosto de 2013

Delicias de la profesión contable. Hoy: la gente, part I

Me encanta la profesión que elegí. De verdad. Aunque ustedes no entiendan cómo, a mí me gusta. Excepto por un pequeño detalle: el elemento humano. Más precisamente, los clientes.

No todos, pero muchos de ellos, me hacen querer arrancarme los pelos, llorando, y gritando "Pero por el amor de Thor, SOS PELOTUDO/A?"

Por ejemplo, just now...

Viene al estudio una clienta ocasional, de esos que caen cada dos años, más o menos, cuando el quilombo los tapó de manera insoslayable. Porque para este tipo de personas, llevar sus papeles de manera más o menos prolija, o coherente, no es una posibilidad. Pero cuando tienen un terrible quilombo, vienen esperando que se lo resuelvas lo más rápido posible (ayer, de ser posible). Otra de sus características distintivas es que son reacios, muy reacios, a pagar en tiempo y forma por la resolución del susodicho quilombo.

Me dice que necesita re-inscribirse en monotributo para cobrar un cheque judicial (AFIP le dio la baja de oficio por falta de pago). Agrega que "hace un tiempo, la otra chica me hizo un plan de pagos, me regularizó" (sí, me acuerdo. Rompió las pelotas días y días, y no podíamos lograr que nos pague el trabajo...).

Le pregunto si, desde aquel entonces, siguió pagando. Me dice que no. Le pregunto, entonces, si al menos completó el plan de pagos. Me dice que tampoco. Le explico que, si tiene deuda, no voy a poder reinscribirla. Me pregunta por los planes de pago. Le explico que, en este momento, sólo están disponibles para personas que tienen empleados a cargo.

"Ah, y cómo hago?"
"Lo puede pagar de contado"
"No tengo plata"
"..."
"No se puede hacer un plan de pagos?"
"No, sólo están disponibles para empleadores"
"Y no me podés dar el alta en monotributo igual?"
"No, porque si tiene deuda, y AFIP le dio baja de oficio, no me permite reinscribirla"
"Porque lo que pasa es que, si no tengo el monotributo, el banco me cobra el 22%"
"..."
"Y es mucho, el 22%"
"..."
"Así que no puedo hacer un plan de pagos?"
"Mmmno, en este momento no"

Y así seguimos, por un rato, hasta que le pedí que me deje su teléfono para averiguar en la AFIP qué opciones había. O sea, no hay ninguna que no le hubiera ofrecido ya, a saber:

a.) pagá de contado
b.) jodete por pelotuda, y que el banco te faje el 22%

Pero con tal de sacármela de encima, quedé en averiguarle para mañana, o a más tardar, el martes, y avisarle por teléfono.

"Bueno, yo mañana no voy a estar, pero el martes paso, entonces"
"Mejor la llamo yo por teléfono cuando se lo averiguo"
"Bueno, listo, el martes vengo"
"Mejor yo la llamo, por las dudas"

Y se fue.

AL FIN.

31 de julio de 2013

Cine for one

La primera vez que fui sola al cine tenía 14 años.

Estaba de vacaciones en San Bernardo, con mi familia y la familia de uno de mis primos que tiene mi misma edad. Era el verano del '95, y estaban dando "Entrevista con el vampiro", película que obviamente me moría por ver (Brad Pitt, Tom Cruise y Antonio Banderas, que de por sí ya están que rajan la tierra, y además con pelucas de pelo largo, que para mí era el súmum de lo hot por aquél entonces); pero a mi primo no lo dejaron ir, no recuerdo por qué, así que dije: FUCK IT, me voy sola.

La experiencia fue todo un éxito: la película me encantó, y el hecho de haber ido sola me gustó aún más. No sé si me sentía "independiente", o qué, pero fue una sensación que no me olvido más.

Después de aquella vez, por una cosa o por otra, no fui muchas veces más sola al cine: porque iba con amigas, porque iba con novios (no con muchos de ellos, sino con distintos, en distintos momentos :P)... siempre había alguien que quería ver la misma película que yo, y tenía el tiempo disponible para hacerlo, asi que siempre terminaba yendo acompañada.

Eso también implicaba ir al cine con gente con la que no soy... ehm... compatible para ir al cine, por decirlo de alguna manera. Me molesta mucho, muchísimo, que me hablen durante una película. En el cine hay que estar calladiiiito. Los comentarios quedan para después.

Pero, de un tiempo a esta parte, cuesta mucho más coordinar días y horarios con amigas, y novio no tengo, so... cuando quiero ir a ver una película, elijo día, horario y voy. Sin tener que coordinar nada con nadie (a excepción de las de Fast & Furious, esas las veo siempre con mi amiga Jims, ya lo dije por acá).

Ocasionalmente, cuando mi hermana viene de visita, o yo voy para BA, vamos juntas al cine, si hay alguna película que las dos tengamos ganas de ver, pero es una cuestión circunstancial. Si podemos, vamos; si no, no nos vamos a poner a llorar, ya cada una irá a verla por su lado.

He escuchado varias veces el "vas al cine solaaaa?". Sí, voy al cine sola. Me gusta ir con alguien más, si ese alguien más no habla durante la película, claro, pero me gusta también ir sola. De hecho, me gusta más ir sola; el cine no es una actividad que requiera acompañante.

Hoy, sin ir más lejos, después de salir del trabajo, despachar una encomienda, ir a pagar el alquiler y caminar un poco, me metí en el cine a ver The Wolverine (se las recomiendo, y quédense para la escena post credits!), y me puse a pensar en todo esto. Y llegué a casa, y escribí este post, y ahora no sé cómo terminarlo, porque sólo quería decir que me gusta ir al cine sola, y eso ya lo hice. 

Ah, ya sé, lo termino con el poster de The Wolverine. There.


20 de junio de 2013

Regalitos internacionales!

Hace unos días mi hermana volvió de USA, en donde estuvo de paseo por NYC y alrededores. Más allá de que me alegro de que pueda viajar y vacacionar donde le gusta, lo relevante en este caso es la cantidad de regalitos que me trajo, y otras cosas que le encargué. Y les voy a mostrar, para que vean qué buena hermana tengo (?).

Regalos propiamente dichos

1. Pumps con print de cheetah (no confundir con leopardo; tienen manchas distintas en su pelaje) de Christian Siriano. Son de un material medio peludito al tacto, pero no se nota a la vista. Los amé con locura susanagimenística. Pronto tendrán su propio post en The Shoe Room, por supuesto.


 2. Qué viva el cliché! Taza I ♥ NY. En realidad, yo no amo a NY porque no la conozco aún; pero amo todas las cosas que vinieron de ella a mis manos :P

3. Cuadrito de The New Yorker, que en breve colgaré en algún lado.


4. Pañuelos descartables, pero no cualquier Carilina: tienen motivos de zapatos y carteras, y provienen del gift shop de unas mansiones muy copadas cuya historia ya me contarán.

5. Bertie Bott's every flavour beans: cualquiera que haya leído Harry Potter sabrá perfectamente de qué estamos hablando. Y, como en el libro, son LITERALMENTE de todos los sabores. Yo pensé que era una joda y arranqué con una de pimienta y otra de lombriz. Casi muero del asco. Me habían tocado varias de vómito, cera de oído, mocos, tierra, pasto... en fin, me comi las dos o tres de caramelo de verdad que venian, tiré las demás al carajo y transformé la cajita en un imán para la heladera.


6. Material de lectura: Vogue de mayo, que me interesa básicamente porque viene con una nota y producción fotográfica de Tom Hiddleston; y "The perks of being a wallflower", porque amé la película.

 

7. Un imán vintage del Rockefeller Center.

8. Undies. No voy a mostrarlas xD
 

 9. Un imán con la reproducción de un cuadro de Pollock. AMO.


10. Llavero de Sex & the City, muy muy adecuado para mí.


Bonus: bolsas del HBO Store


Ah, también me trajo chocolates Lindt y Toblerone, pero no llegaron vivos a la sesión de fotos :P

Compras mías

1. CK be 200 ml

2. Té Twinings en hebras, English breakfast. Los sobrecitos son de una caja que compró mi hermana, English afternoon, que es riquísimo!


3. Pedido a Sephora: Esmalte Lancôme VERNIS IN LOVE "Miss Coquelicot", máscara de pestañas Lancôme Hypnôse Star y una paleta de sombras de Sephora,"Moonshadow Baked Palette - In The Nude". Me vinieron unas muestras de máscara de pestañas de Guerlain, limpiador facial y protector solar de Shiseido. No probé nada aún, creo que en un rato me pinto las uñas...


4. T-shirt del Hard Rock Café.


Regalos que me mandó la familia de allá (porque, sí, también tengo familia en USA!)

Zapatos peep toe forrados en tela (también, pronto en The Shoe Room), sweater blanco con cositos plateados y carterita con correa larga naranja (challenge: encontrar algo en mi placard que combine con ella!).




Eso es todo. Anis, volvé pronto a USA! xD