26 de abril de 2013

Café pendiente

Hace un tiempo (semanas, meses, no sé, soy malísima con las líneas temporales) empezó a circular en internet la historia del "café pendiente":


Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. 
Luego entran dos personas: 

- Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres pendientes. 
Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van.

Pregunto: 
- ¿Cuáles son esos “Cafés pendientes”?

Me dicen: 
- Espera y verás.

Luego vienen otras personas. 
Dos chicas piden dos cafés y pagan normalmente. 
Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés: 
- Tres son para nosotros, y cuatro pendientes.
Pagan por siete, se toman los tres y se marchan.

Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos.

Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería. De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:

- ¿Tienen algún "café pendiente"?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.


Se me humedecieron los ojos al leerlo, y me pareció una idea buenísima, pero impracticable. Cómo voy a entrar a un bar y pagar un "café pendiente"? Si eso acá no existe...

Pues bien, hay gente, gente admirable, que no se queda en el "acá eso no existe". Si no existe, lo hace empezar a existir.

Y eso hicieron los chicos que crearon Café pendiente: empezar a darle vida a esa idea, para que funcione en el país.


En su web http://www.uncafependiente.com.ar/ está toda la info necesaria: qué es, cómo se está instrumentando, en dónde, y demás.

También tienen su página de Facebook, en la que van subiendo novedades, y actualizando la lista de lugares en los que podemos dejar un café pendiente. Estoy esperando que los bares y cafés de La Plata se empiecen a sumar! Además los pueden encontrar en Twitter: @cafependienteAR

Para los negocios que quieran participar, o para quien pueda colaborar de alguna otra manera, la dirección de correo electrónico de contacto es cafependiente@hotmail.com

A sumarse, y a difundir para sumar a otros!

Y felicitaciones a los chicos que armaron este proyecto, por pasar "del dicho al hecho" y ayudar a que todos podamos hacer lo mismo.



4 comentarios:

  1. ¿Y cuánto hay que volver para dejar de ser?

    ResponderEliminar
  2. yo tambien me emocione mucho cuando lei ese viral y sobre todo por la imagen de ese señor tan mayor disfrutandolo. la verdad no crei q en nuestro pais seria posible que alguien lo pusiera en practica pero el otro dia vi una foto d una panaderia que subio la 1er foto de su cafe pendiente y me alegro muchisimo.

    ResponderEliminar
  3. Lucía! justamente esta semana pasada descubrí lo mismo..todo un hallazgo fue saber q ya estaba funcionando en argentina y q se van sumando lugares todos los días...lo subi en face, porque me pareció un gesto hermoso, y soy de las q cree que los pequeños gestos hacen la diferencia...! CELEBRO CAFE PENDIENTE!

    ResponderEliminar

Speak now, or forever hold your peace...