31 de julio de 2013

Cine for one

La primera vez que fui sola al cine tenía 14 años.

Estaba de vacaciones en San Bernardo, con mi familia y la familia de uno de mis primos que tiene mi misma edad. Era el verano del '95, y estaban dando "Entrevista con el vampiro", película que obviamente me moría por ver (Brad Pitt, Tom Cruise y Antonio Banderas, que de por sí ya están que rajan la tierra, y además con pelucas de pelo largo, que para mí era el súmum de lo hot por aquél entonces); pero a mi primo no lo dejaron ir, no recuerdo por qué, así que dije: FUCK IT, me voy sola.

La experiencia fue todo un éxito: la película me encantó, y el hecho de haber ido sola me gustó aún más. No sé si me sentía "independiente", o qué, pero fue una sensación que no me olvido más.

Después de aquella vez, por una cosa o por otra, no fui muchas veces más sola al cine: porque iba con amigas, porque iba con novios (no con muchos de ellos, sino con distintos, en distintos momentos :P)... siempre había alguien que quería ver la misma película que yo, y tenía el tiempo disponible para hacerlo, asi que siempre terminaba yendo acompañada.

Eso también implicaba ir al cine con gente con la que no soy... ehm... compatible para ir al cine, por decirlo de alguna manera. Me molesta mucho, muchísimo, que me hablen durante una película. En el cine hay que estar calladiiiito. Los comentarios quedan para después.

Pero, de un tiempo a esta parte, cuesta mucho más coordinar días y horarios con amigas, y novio no tengo, so... cuando quiero ir a ver una película, elijo día, horario y voy. Sin tener que coordinar nada con nadie (a excepción de las de Fast & Furious, esas las veo siempre con mi amiga Jims, ya lo dije por acá).

Ocasionalmente, cuando mi hermana viene de visita, o yo voy para BA, vamos juntas al cine, si hay alguna película que las dos tengamos ganas de ver, pero es una cuestión circunstancial. Si podemos, vamos; si no, no nos vamos a poner a llorar, ya cada una irá a verla por su lado.

He escuchado varias veces el "vas al cine solaaaa?". Sí, voy al cine sola. Me gusta ir con alguien más, si ese alguien más no habla durante la película, claro, pero me gusta también ir sola. De hecho, me gusta más ir sola; el cine no es una actividad que requiera acompañante.

Hoy, sin ir más lejos, después de salir del trabajo, despachar una encomienda, ir a pagar el alquiler y caminar un poco, me metí en el cine a ver The Wolverine (se las recomiendo, y quédense para la escena post credits!), y me puse a pensar en todo esto. Y llegué a casa, y escribí este post, y ahora no sé cómo terminarlo, porque sólo quería decir que me gusta ir al cine sola, y eso ya lo hice. 

Ah, ya sé, lo termino con el poster de The Wolverine. There.