27 de marzo de 2014

Good? morning

Todas las mañanas de mi vida me he levantado a) con sueño y b) de un leve mal humor. I'm not a morning person, en líneas generales. No me gusta que me hablen, y mucho menos que esperen que les responda cuando me hablan; no me gusta escuchar música, no me gusta que haya demasiada luz ni ruido.

Normalmente, me toma entre media y una hora para convertirme en una persona más o menos tratable; lo cual es ideal durante la semana, porque es el tiempo que pasa entre que me levanto y llego a la oficina. Esto siempre y cuando nada molesto me suceda en ese lapso de tiempo. Que fue exactamente lo que pasó hoy...

Ya arranqué mal, porque sonó el despertador y no pude levantarme, mi cuerpo se negaba rotundamente a dejar la cama; así que me terminé levantando media hora tarde. "Bueno, ya fue", dije. "Llamo un taxi, o voy a llegar tarde". ERROR. Me tocó un conductor con dos de las peores características: demasiado charlatán, y estaba escuchando una conocida radio platense que pasa sólo la más selecta mierda musical que puedan imaginar. Sí, 99.1, estoy hablando de vos.

Fue un viaje de menos de diez minutos (vivo cerca de mi trabajo), pero en el cual tuve que escuchar una serie de comentarios del conductor sobre el clima, sobre lo mal que maneja la gente, y otras trivialidades (a pesar de mi falta de respuestas, y de mi suprema cara de orto), y de fondo, cortesía de la radio, a Arjona. Les juro, prefiero empezar la mañana escuchando a Rammstein. No entiendo cómo a alguien le puede gustar ese tipo. Me dan vergüenza de género las minas a las que les gusta Arjona.

En fin, así empezó mi día. Parafraseando a Depeche: It's no good.