27 de junio de 2014

Autobiography

No, no se me dio por escribir mi autobiografía, no se preocupen; mis delirios de escritora se mantienen confinados a los límites de este blog.

La autobiografía a la que hace referencia el título de este post es la del señor Steven Patrick Morrissey, que acabo de terminar de leer. La compré por The Book Depository y la recibí el 28 de abril, junto con una biografía de Depeche Mode que también había encargado (la que les había contado en este otro post). Demoré bastante en terminarla porque estuve con mucho trabajo, con un intento de tener un poco de vida social (que ya se me pasó, por supuesto) y mirando bastantes series y películas; pero además, no está escrita en un Inglés que esté del todo a mi alcance (no habiendo tenido yo nunca una educación formal en el idioma), así que la leía bastante despacio para no perderme de nada.

Y además, cada vez que agarraba el libro para empezar a leer, me quedaba contemplando la tapa largos minutos...

Quienes me siguen en Twitter, y/o Facebook, y/o Instagram, y/o la vida real (?) habrán notado (tal vez no sin cierto fastidio) que de un tiempo a esta parte, pongamos... 4 meses? estoy un poco pesada con el tema Morrissey; declaraciones de mi amor eterno hacia el sujeto, periódicos posteos de sus videos, quotes de sus letras (Oh, I can't help quoting you, 'cause everything that you said rings true ♪). Lo que pasó fue que descubrí su música un poco tarde en mi vida, y ahora no puedo entender cómo dejé pasar tanto tiempo sin escucharlo.

Y así recordé que no hacía mucho había salido su autobiografía, y me la compré, en medio del frenesí de mi Moz-manía.

Si la van a leer, no esperen una cosa muy cronológica, fuertemente apoyada sólo en los hechos y muy coherente en general; el tipo te intercala sucesos con sus pensamientos, habla mucho de mucha gente que no sé quién es (my fault), de libros, música y películas que lo influenciaron, salta de los 90's a los 70's sin mucha introducción... no te cuenta tanto qué pasó, sino lo que él sintió/vivió mientras pasaba. Es medio difícil de explicar, pero a mí me resultó genial.

Los momentos más "estructurados" en cuanto a la narración son la parte en donde relata el juicio de The Smiths (Joyce vs. Morrissey and Marr), y el tour para el disco You are the quarry (mi favorito, btw).

Si les interesa leerlo, aún no se editó acá (ni sé si se va a editar, la verdad), pero lo pueden pedir (en inglés) a The Book Depository, como yo:

Buy This Book from Book Depository, Free Delivery World Wide

(Hace poco salió una edición especial de tapa dura, y el odio que me da no haber pedido esa - porque no estaba disponible cuando lo encargué - no se los puedo explicar).


13 de junio de 2014

Brasil 2014: Dream Team

Dice el refrán: "Si no puedes contra la corriente, únete". Pues bien, un poco porque es imposible estar completamente ajena al Mundial de Fuchibol, y otro poco porque es agotador ir siempre contra la corriente, este año decidí imbuírme de ánimo mundialista: mirar los partidos de Argentina, incluso aprender algún que otro nombre de los jugadores de la selección nacional (que no sean Messi, claro está, a ese lo veo hasta en el paquete de pan Bimbo #TrueStory), y algunos otros que puedan llegar a estar interesantes, enterarme más o menos de cómo van los grupos, los puntos y demás.

Ayer vi el partido inaugural, Brasil vs. Croacia. Bueno, vi la mitad, y la otra mitad la escuché mientras me bañaba y me cambiaba, pero vale igual. Al respecto, comentaré que quería que gane Brasil, pero no con un penal afanado.

También me bajé una app de un fixture, porque #There'sAnAppForThat, siempre, y porque si no, por más ánimo mundialista que le ponga, nunca recordaré quién le ganó a quién, quién quedó eliminado, y qué partidos se jugarán próximamente.

Hoy miré, con un obsceno entusiasmo que nada tiene que ver con el deporte, España - Holanda, principalmente porque el equipo de los Van der Papis siempre tiene algo interesante para mostrar. Además de eso, España me cae mal, así que grité (sí, grité, literalmente) los goles de Holanda. Los cinco goles, por si alguien por acá no sabe cómo salió el partido.

Esto me lleva al verdadero motivo de este post: los lindos muchachos que el Mundial tiene para ofrecernos (con gran desilusión descubrí que Irlanda no juega. Estoy segura de que todos en su equipo son colorados. Slurb).

Y así, luego de pasar revista por el sitio web oficial del Mundial, armé mi Dream Team de Brasil 2014:







TITULARES: de arriba hacia abajo, y de izquierda a derecha les doy si los agarro son: Alonso (España), Blind (Holanda), Debuchy (Francia), Giroud (Francia), Henderson (Inglaterra), Immobile (Italia), Kanunnikov (Rusia), Schurrle (Alemania), Van Persie (Holanda), Vlaar (Holanda) y en el arco (?), Sirigu (Italia).



SUPLENTES: Eschenko (Rusia), Karnezis (Grecia), Piqué (España) y Shaw (Inglaterra).

Y ustedes se preguntarán: cómo forma el Dream Team? Bueno, podrían formar en fila en la puerta de casa e ir pasando de a uno. O de a dos.

EDIT: se ve que no lo noté porque la foto oficial no lo favorecía; pero, ladies, I give you: MARCHISIO (y Marchisio, I GIVE YOU)





10 de junio de 2014

La intención no es lo que cuenta

Cosas que tenía la intención de hacer cuando llegara a mi casa:
  • Ordenar la biblioteca
  • Ordenar el placard
  • Búsqueda online para comprar una nueva mini-biblioteca, preferentemente de las que vienen desarmadas, porque tengo ganas de probarme a mí misma y al mundo (?) que soy capaz de armar un mueble
  • Ir a hacer compras al súper y a la verdulería
  • Ir a correr
  • Cocinar
  • Pintarme las uñas
Cosas que realmente hice cuando llegué a mi casa:
  • Prender el lavarropas
  • Guardar medio así nomás en el placard las remeritas que me compré cuando salí de la oficina
  • Dar vuelta las varillas del difusor
  • Cocinar (si es que sopa cuenta como cocinar. Y no, no hago el caldo, me lo trae mi madre ya hecho)
  • Jugar Plants vs. Zombies 2
  • Mirar Cosmos y Game of Thrones
Y así, todos los días...

5 de junio de 2014

En el gimnasio

El martes pasado empecé a ir al gimnasio, nuevamente. No suelo ser muy sociable en el gym, básicamente porque me quiero ir de ahí lo más pronto posible, así que prefiero hacer mi rutina rápido y sin boludear. Y siempre tengo el iPod conmigo, porque es una tortura que no puedo sobrellevar sin música.

Hoy, mientras estaba en la cinta (obviamente con los auriculares puestos) viene "el profe", y me pregunta: 
_ "Qué estás escuchando?
_ "Morrissey"
_ "Qué??"
_ "MORRISSEY"
_ (Cara de "Me no comprender") "Eh..."
_ "Es un músico. Inglés."
_ "Ah, y es power eso? Bien POWER?" (pregunta, mientras flexiona el brazo y agita el puño.)

Oh God, WHY?